•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

En memorias de varios teléfonos celulares, incluidos los que pertenecían a las propias víctimas del triple asesinato,  quedó registro  fotográfico del crimen, cuya autoría intelectual y material es atribuida por la Fiscalía a Nahum Bravo.

Las fotografías relacionadas con el triple crimen fueron encontradas por la Policía en las memorias de cuatro teléfonos celulares, según la carga probatoria ofertada por el Ministerio Público durante la audiencia inicial celebrada este martes.

En la memoria SD de 2 GB  de un teléfono celular Motorola, negro, sin chip  perteneciente a Nahum Bravo la Policía encontró “archivos visibles y borrados de fotografías que se relacionan al hecho que se investiga”, asegura el Ministerio Público.

También los detectives que investigaron el triple crimen donde fueron asesinados Santos Bravo Gómez, su hija Lucía Bravo Murillo y su esposa Rosibel Murillo Mejía, descubrieron fotografías del hecho sangriento en la memoria micro SD de 8GB de otro teléfono celular marca Verykool que también  le fue  incautado  a Nahum Bravo.

En los celulares de las víctimas también se descubrieron archivos relacionados al crimen.

Encubridor tenía fotos
Los  detectives además encontraron material fotográfico visible y borrado en un teléfono celular perteneciente al acusado Erick Blandón Largaespada.

Como prueba contra Blandón la Fiscalía también cuenta con el testimonio del cerrajero  José Boanerges Velásquez quien lo reconoce como el sujeto que llegó junto a Nahum Bravo a su negocio en Ciudad Jardín, el pasado 8 de abril, a solicitarle sus servicios para que abriera una caja fuerte propiedad de Santos Bravo.

También  existen como pruebas de cargo contra Blandón el testimonio de otros testigos quienes lo identifican como la persona que cuidó la casa durante varios días luego de consumado el hecho de sangre.

Se defendieron
Como parte de las pruebas ofrecidas por la Fiscalía, también sobresale el dictamen médico legal emitido por  el forense Serdán Zelaya quien examinó a Bravo luego de su captura el pasado 11 de abril.

A examinar al reo, el  facultativo le  encontró un mordisco en el dedo índice y un aruño en la parte trasera del cuello.

Según explicó el sospechoso del triple crimen, el mordisco le fue hecho por su hermana paterna Lucía Bravo Murillo cuando le tapó la boca porque intentó gritar mientras él la sostenía antes de que Jairo Josué Ugarte  comenzara a acuchillarla.

En tanto el aruño se lo causó su papá Santos Bravo cuando  forcejeó con él en un intento por repeler la agresión.

Tanto el mordisco como el aruño que no pusieron en peligro la vida de Nahum Bravo, evidencian que al menos dos de las tres víctimas intentaron luchar por salvar sus vidas.

Saña sin límite
El dictamen médico legal número F-0153-15 también revela detalles de la autopsia hecha por la doctora Sara Mora Grillo a la víctima Lucía Bravo Murillo, hermana de Nahum. Su informe refiere que en el cuerpo de la víctima fueron encontradas 46 heridas de arma blanca.

De las 46 heridas, nueve le fueron propinadas en las cavidades torácicas abdominales y cervicales que le laceraron órganos vitales provocándole una hemorragia masiva que desencadenó en la muerte inmediata.

La cantidad de heridas hechas a Lucía Bravo con una navaja evidencia el odio que supuestamente sentía Nahum por su hermana paterna, porque supuestamente ella sería la heredera de la fortuna que supuestamente poseía su padre.

Hoy en presencia de la Fiscalía y los abogados defensores, la Policía  abrirá la caja fuerte encontrada en la casa donde se produjo el crimen múltiple.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus