•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • El Nuevo Diario

Las altas temperaturas han sido una constante en el territorio nacional a lo largo de esta semana, así lo ha registrado el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) en su pronóstico nacional.

En la región del Pacífico, Norte, Central y del Caribe predominó el ambiente “muy caluroso”, con rangos de temperatura desde 33 hasta 37 grados Celsius.

Raúl Cano, encargado de Meteorología, señaló que la temperatura en Jinotega osciló entre los 30 y 31 grados Celsius.

Mientras que en algunos municipios de Estelí como San Juan de Limay, el termómetro se mantuvo entre los 35 y 37 grados Celcius.

Otras localidades como La Trinidad registraron 34 grados Celcius, y  en la cabecera departamental la temperatura se mantuvo en 31 grados Celcius.

Por otro lado, en Somoto, cabecera departamental de Madriz, los termómetros  marcaron los 34 grados. Pero fue Chinandega donde se reportó el pico calórico más elevado del país, alcanzando los 39 grados Celsius.

Más días calurosos
Esta variación de temperatura que experimenta el país fue calificada como “extrema” por Guillermo González, codirector del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred).

“En Nicaragua ha habido incremento de las temperaturas mínimas absolutas entre décadas, ha habido variaciones extremas, lo cual ha oscilado entre 0.2 y 1.6 grados (Celsius)”, dijo González durante la apertura del cuarto Taller de Evaluación, Programación y Capacitación Educativa, dirigido a 45,000 maestros de Nicaragua.

En la zona norte de Nicaragua, la más fría del país, “ya son evidentes algunas manifestaciones del cambio de la temperatura, lo cual se observa en la prolongación de la cantidad de días que son más calientes en relación con la cantidad de días que se tenían anteriormente”, sostuvo González, sin dar el dato estadístico.

González también mencionó que en los últimos 30 años las lluvias han presentado variaciones de entre menos 6 y 10 por ciento respecto a promedios de hace un siglo, lo que se refleja en sequías más prolongadas y lluvias más intensas en menos días.

“Los cambios en los patrones de lluvia y temperatura en Nicaragua, como producto del calentamiento global, afectan la salud humana, porque hace más vulnerable a los enfermos crónicos, niños y ancianos, pero también aumenta el riesgo de las personas sanas, porque propicia la aparición de enfermedades epidémicas y crea condiciones para la escasez de alimentos”, advirtió González.

Registro
Según el Gobierno de Nicaragua, marzo de este año fue el mes más caliente en el mundo desde 1880, y la temperatura promedio en las superficies terrestre y oceánica fue casi un grado Celsius superior al promedio del siglo XX.

Abril es uno de los meses más cálidos del año, y es normal que las temperaturas superen los 30 grados en casi todo el país en esta época.

No obstante se espera que estas inicien a disminuir con la llegada de la época lluviosa, la cual ha sido prevista por el Gobierno para iniciar el 20 de mayo próximo.

Ver infografía

(Con la colaboración de Máximo Rugama, Róger Olivas, Sherly Úbeda).