• Managua |
  • |
  • |

Hace un año y medio, Miriam Martínez, de León, se mudó a Managua por razones de trabajo y en ese período ha alquilado domicilio en cuatro lugares diferentes: Los Robles, Carretera Sur, frente a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y Villa Tiscapa, donde reside ahora.

En su domicilio actual, el alquiler tiene un costo de 350 dólares mensuales, que incluye los servicios de agua, luz, internet, cable y vigilancia, pero para cumplir con el pago ella renta el lugar con otros cuatro amigos, que aportan cuotas de 70 dólares cada uno.

NEGOCIO RENTABLE

Los clasificados de periódicos, rótulos, volantes e incluso las redes sociales se han convertido en espacios perfectos para dar a conocer espacios en renta en la capital y otras ciudades del país.

Y son precisamente estudiantes, personas solteras, separadas o familias enteras el público al cual buscan alcanzar.

Javier Méndez, un poblador del barrio Villa Flor, ubicado en el Este de Managua, ha encontrado en el alquiler de cuartos un negocio que le permite vivir. En total, alquila tres cuartos, donde quienes residen son principalmente jóvenes solos o parejas.

El costo de cada cuarto con baño privado es de cien dólares e incluye el consumo de energía eléctrica.

En otras ciudades del país también hay otros propietarios de viviendas que han encontrado un negocio en el alquiler de piezas o residencias y el costo varía según las ciudades y los barrios donde esas propiedades estén localizadas.

En Estelí, por ejemplo, una de las regiones más activas comercialmente, el costo promedio de alquiler de una habitación, oscila entre los 60 y 80 dólares. Mientras que la renta de una casa con dos habitaciones, un área para cocina, una sala pequeña, y un baño según el sector ronda los 150 dólares.

En Matagalpa, los costos son similares, ahí las rentas oscilan entre 100 y 150 dólares.

FACTOR DETERMINANTE

Abraham Blandón, presidente de la Cámara Nicaragüense de Corredores de Bienes Raíces (Canibir), asegura que entre mayor desarrollo de infraestructura comercial, acceso de rutas y vehículos disponga una propiedad en alquiler, mayor será el precio de su renta.

“Los precios varían en dependencia de las características del inmueble y su ubicación; el negocio de los bienes inmuebles (renta o venta) continúa siendo la mejor inversión para una persona por dos razones fundamentales: la seguridad y ganancias garantizadas” explica Blandón.

Según el directivo, en zonas de la capital como el sector de Carretera a Masaya -desde Metrocentro hacia el sur- una renta puede alcanzar 300 dólares o más, mientras que en barrios y colonias tradicionales como Monseñor Lezcano, Las Brisas, Bello Horizonte, Ciudad Jardín y Altamira el pago puede oscilar entre los 120 y 200 dólares.

Otros barrios como Villa Progreso, Rubenia o Jardines de Veracruz, en el Este, ofrecen rentas más económicas, alrededor de los 150 dólares por vivienda, sin incluir el costo de los servicios básicos.

Las razones principales por las que una persona o una familia optan por rentar una vivienda son diversas. A algunos, sus ingresos totales no les permiten adquirir una casa propia, o bien la estabilidad laboral les impide asumir un proyecto de quince o veinte años con una cuota en una residencial, a pesar de la variada oferta de las urbanizadoras y el acceso a viviendas de interés social.

Otro grupo numeroso son jóvenes de los departamentos que se mudan a Managua para realizar sus estudios universitarios, o bien jóvenes o parejas que decidieron independizarse, pero aún no están seguros de iniciar el proyecto de una casa propia.

(Con la colaboración de Máximo Rugama, Róger Olivas, Francisco Mendoza, José Luis González, Lesber Quintero).

Comodidad y acceso

INGRESOS • La comodidad y el acceso a una vivienda son dos condiciones en las que la familia Centeno ha reparado al momento de alquilar en distintas zonas de la capital.
“Tenemos 32 años de casados y como siempre hemos querido vivir solos, hemos optado por rentar casas todos estos años. Yo siempre he trabajado por mi cuenta, (pero) ha sido mi esposo quien aporta los mayores ingresos y hasta ahora no hemos podido adquirir una casa propia”, explica la matriarca de la familia.

Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), publicado en el 2014 bajo el título de “Se busca vivienda en Alquiler: Opciones de política en América Latina y el Caribe”, en Managua al menos 5% de las personas viven en un espacio rentado, sin incluir el de varios núcleos familiares que viven en una misma casa.

“En las principales ciudades de la región (latinoamericana) la incidencia del alquiler es más alta. En una selección de 42 ciudades con una población superior a un millón de habitantes, el promedio de hogares que vive en alquiler llega al 22%. Solo en Managua esta cifra se encuentra por debajo del 10%”, asegura el estudio.