• |
  • |

La expulsión de gases del volcán Concepción, ubicado en la isla de Ometepe, en Rivas, podría provocar consecuencias negativas en la agricultura del país, según Armando Ugarte, miembro de la Mesa Nacional de Gestión de Riesgo (MNGR).

El Gobierno anunció el lunes que un equipo de especialistas del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) está analizando los gases expulsados por este volcán, para determinar el impacto que esto tendrá para la población.

Según Ugarte, “la expulsión de gases es un problema serio que afecta la agricultura misma” e indicó que “hay cultivos muy vulnerables a las cenizas y gases que se están expulsando, como es el caso del plátano y los frijoles”.

Además, advirtió que esta situación podría generar enfermedades respiratorias y cuadros alérgicos para la población de la zona.
El volcán Concepción es uno de los dos volcanes de la isla de Ometepe, en el lago Cocibolca, y es uno de los volcanes activos en el país.

PAÍS VULNERABLE
A pesar de los avances que ha logrado el país para reducir el riesgo ante desastres, principalmente relacionadas a la actividad sísmica, la falta de cumplimiento de algunas normas hace al país vulnerable ante un eventual terremoto, señaló Armando Ugarte, miembro de la Mesa Nacional de Gestión de Riesgo (MNGR).

El especialista en sismología, explicó que “se ha avanzado bastante en el monitoreo de la amenaza sísmica porque hay nuevos aparatos. Pero sigue habiendo asuntos pendientes”.

Uno de ellos, dijo, es que se continúa construyendo con bloques y materiales de poca calidad, por lo que recomendó hacer mayores esfuerzos para hacer cumplir las normas de construcción.

Esto, agregó, forma parte de una vulnerabilidad institucional. “Hay reglamentos, hay leyes, pero todavía falta. Yo recomendaría aplicar de forma más estrictas las leyes para todos, usuarios, privados, gobierno”, indicó.

Por su parte, la portavoz oficial del Gobierno y primera dama, Rosario Murillo, reiteró que “tenemos que evitar que se siga construyendo fuera de los códigos de construcción, tenemos que hacer valer los códigos de construcción, el uso de los materiales adecuados, las técnicas adecuadas, sobre todo para los países de alta vulnerabilidad”.

Los microsismos registrados en el volcán Concepción desde la semana pasada y el temblor reportado el lunes de 4.1 de magnitud en la escala de Richter frente a Poneloya, han creado cierta preocupación por la posibilidad de un nuevo seísmo como el del pasado 10 de abril en Managua.