Hatzel Montez Rugama
  • |
  • |

Silvia Rucks, coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas y representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, manifestó que la Ley 779 marcó un antes y un después en la prevención y atención de víctimas de violencia intrafamiliar y sexual.

Afirmó que el reglamento de la ley garantiza el compromiso del estado con la prevención de la violencia, a través de un enfoque de familia y comunidad.

“El desafío que esta ley presenta es la necesidad de monitorear su aplicación para garantizar la protección de todas las víctimas, y posteriormente ver los resultados”, agregó Rucks.

Según las encuestas de Demografía y Salud, Endesa, realizadas en los años 2011 y 2012, el 37% de las mujeres en Nicaragua han sido víctimas de violencia verbal.

CIFRAS DE VIOLENCIA

Citando las encuestas, Rucks mencionó que el 20% de las féminas han sufrido violencia física y el 10% violencia sexual por parte de sus propias parejas.

“El Gobierno y la Asamblea de Nicaragua han realizado excelentes estrategias para fortalecer la equidad de géneros en todos los sentidos, sin embargo, aún hay mucho que hacer”, aseveró Rucks.

Las palabras de Rucks tuvieron lugar ayer al ensalzar el reconocimiento “Sello de Oro” otorgado por el PNUD a la Asamblea Nacional por realizar políticas que favorecen la igualdad de género.