• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Sindicalistas de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), los adultos mayores y los sindicatos independientes, celebraron por separado el Día Internacional de los Trabajadores, aunque sus demandas son las mismas: empleo y acceso a la canasta básica.

“La principal victoria que este pueblo puede tener es la reelección del (presidente) Daniel Ortega en 2016”, afirmó Roberto González en la Plaza de la Revolución, al ponderar los programas sociales y beneficios que el Gobierno ha otorgado a los trabajadores, aunque también mencionó la necesidad de que haya más empleo y se bajen los precios de los productos de la canasta básica.

Paralelamente, la Unión Nacional del Adulto Mayor (UNAM) marchó ayer por la Avenida de Bolívar a Chávez.

Los viejitos

El presidente de la UNAM, Porfirio García, recordó uno de los logros obtenidos para los trabajadores: la pensión reducida.

En julio de 2013, el presidente Daniel Ortega emitió un decreto presidencial para que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) entregara una pensión reducida a jubilados con al menos 250 semanas cotizadas.

El pasado 15 de abril, el jefe del grupo parlamentario sandinista, Edwin Castro, presentó a la primera secretaría de la Asamblea Nacional una iniciativa para convertir en ley el decreto presidencial que establece la entrega de la pensión reducida a unos 30,000 trabajadores retirados.

García dijo que la gran tarea en Nicaragua es “llegar a juntar a todas esas organizaciones sociales que aún están dispersas”.

Los independientes

En otro punto de Managua, en el 7 Sur, decenas de miembros de al menos siete organizaciones sindicales independientes de Nicaragua marcharon para conmemorar el primero de mayo.

Unas 100 personas se unieron a la actividad, y exigieron “mejores salarios y acordes con el alto costo de la vida, el respeto a los convenios colectivos, más y mejores empleos, formalidad laboral, eliminación de la subcontratación, respeto a la libertad sindical”, entre otras peticiones.

Los sindicatos independientes mantienen afiliados en diferentes sectores productivos, como la educación, la salud, construcción, zonas franca, entre otros.