Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

El presidente Daniel Ortega Saavedra, quien durante un viaje a Moscú la semana pasada celebró el interés de Rusia de participar en la construcción de un canal interoceánico por Nicaragua, había advertido que no permitiría construir dicho megaproyecto utilizando las aguas del lago Cocibolca, porque según él, se pondría en riesgo la reserva de agua dulce más importante de Centroamérica.

“No habrá oro en el mundo que nos haga ceder en esto, porque el Gran Lago es la mayor reserva de agua de Centroamérica y no la vamos a poner en riesgo con un megaproyecto como un canal interoceánico”, aseveró el mandatario nicaragüense el 12 de mayo de 2007, descartando así cualquier posibilidad de llevar adelante el proyecto por esa vía.

Ortega brindó estas categóricas declaraciones al finalizar una exposición realizada por el director del Instituto Nacional Forestal (Inafor), William Schwartz, sobre planes y estrategias para defender los bosques nicaragüenses.

El presidente dijo en esa oportunidad, que de construirse el canal, tendría que evitarse el paso a través de las aguas del lago, aunque implicara un fuerte incremento en los costos de ejecución. “Por esta ruta no será posible construir ese canal, se tendrá que buscar otra”, insistió Ortega.


Planes lo contradicen
Sin embargo, hasta ahora, todas las rutas trazadas para la construcción del canal, implican un importante segmento de navegación por las aguas del lago Cocibolca.

Jorge Huezo Castrillo, Presidente de la Fundación Gran Canal de Nicaragua, y Embajador de Nicaragua en Irán, destacó que las aguas de los cuerpos de agua utilizados en el hipotético megacanal, no resultarían contaminadas por la navegación de las embarcaciones.

“Los canales no contaminan las aguas. En Panamá existen una serie de normativas rígidas que no le permiten a ningún barco que vaya a entrar al canal de ese país, descargar aguas servidas, diez kilómetros antes de entrar y diez kilómetros después de salir, ni en el trayecto”, explicó.


Diarios lo descalifican
En tanto, algunos sectores descartan que el gobierno del presidente sea capaz de arrancar finalmente con el proyecto del canal interoceánico, y en Rusia, hasta los mismos periódicos locales se han encargado de descalificar el anuncio de Daniel Ortega y Dimitri Medvedev.

“La mayoría de esos megaproyectos están destinados a no salir del papel”, afirmó el rotativo ruso Kommersant, en el contexto de la visita de Ortega al Kremlin de Moscú.

De acuerdo con los planes elaborados para la construcción del proyecto, recogidos por la Fundación Gran Canal de Nicaragua en un documento-resumen, el financiamiento del mismo dependerá de una inversión conjunta entre capital estatal y privado.

De esa manera se conformaría una corporación multinacional encargada de levantar los estudios, diseños, construcción y operación del canal. El documento indica que el proyecto sería “técnicamente factible, económicamente rentable y sostenible a través del tiempo”.

“Asumiendo un ingreso de seis dólares por tonelada, y una demanda inicial de 620 millones de toneladas métricas, el ingreso anual sería de 3.1 billones de dólares”, indica el estudio.

El compendio-resumen señala las numerosas fuentes de empleos que conllevaría el megaproyecto, en los sectores de energía eléctrica, finanzas, turismo, infraestructura y salud.

“El Proyecto tiene la capacidad de generar durante la época de su construcción unos 40,000 empleos directos y alrededor de 200,000 empleos indirectos”, establece el documento.