• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |

La baja en el precio internacional del petróleo y la posibilidad de que en Centroamérica se ejecute un plan para producir energía con gas natural han paralizado nuevos proyectos de energía renovable, que podrían aportar hasta 500 megavatios, admitió Javier Chamorro, director ejecutivo de la Agencia Oficial de Promoción de Inversiones y Exportaciones de Nicaragua, ProNicaragua.

Es la caída del precio internacional del petróleo, que ayer cerró un poco por debajo de los US$59 por barril en Nueva York, la principal amenaza al sector renovable en Nicaragua.

“En este momento sí, porque ahorita no querés más proyectos, porque resulta que es cara la energía renovable contra el precio actual del petróleo. Entonces la dinámica inversionista que vos traías se ve afectada, pero no es que las inversiones que se estaban ejecutando corran riesgo”, explicó Chamorro.

El funcionario, sin embargo, no preció cuántos proyectos son los que han quedado varados, aunque sí dijo que las solicitudes eran para generar en conjunto hasta 500 megavatios.

“Eran empresas interesadas en proyectos que ahorita no se pueden desarrollar y pueden haber fácilmente solicitudes por el orden de los 500 megavatios en capacidad de generación”, apuntó Chamorro.

Situación
En la actualidad, más de la mitad de la energía que consume Nicaragua proviene de fuentes renovables, según cifras oficiales.

El propio presidente nicaragüense Daniel Ortega admitió en la pasada Cumbre de las Américas que algunas inversiones en el área de energías renovables están paralizadas.

“En Nicaragua estamos preocupados por el tema del gas, ¿por qué? porque tal como se plantea viene a chocar con la cultura en favor del medio ambiente, que se ha venido propiciando a nivel mundial, que es la energía renovable, y el gas no es renovable, por mucho gas que tengan Canadá y Estados Unidos”, manifestó Ortega en la VII Cumbre de las Américas.

El gobernante dijo ante sus homólogos que debido a la caída en el precio internacional del petróleo, los proyectos verdes están bajo análisis.

“Porque (ahora) es más barato generar (energía) con fuel oil, búnker, es mucho más barato que hacerlo con recursos renovables”, indicó.
Incluso, mencionó que había muchos empresarios dispuestos a invertir en energía renovable, pero a raíz de la caída del precio del petróleo las propuestas se detuvieron.

Definir prioridad
Pese al panorama, el director ejecutivo de ProNicaragua afirma que las inversiones en energía eléctrica renovable “no están en riesgo”.

“Lo que sucede más bien es que si la energía renovable es mucho más cara que la energía térmica, vos como país tenés que definir qué tanto te conviene tener de energía renovable, y qué tanto de energía térmica, para tener un balance sano que te permita promediar los costos de la energía”, analizó Chamorro.

Dijo que la realidad actual es muy distinta a cuando se empezó el proceso de transformación de la matriz energética (de fuentes fósiles a renovables), porque el precio del crudo estaba cerca de los US$150 por barril. Actualmente un poco por debajo de los US$60.

“Hoy está un poco más barata la (energía) térmica y el país tiene que replantearse su estrategia y definir cuánto quiere de cada una y por cuánto tiempo, porque tampoco podemos esperar que el precio del petróleo se va a mantener así para siempre”, sostuvo Chamorro.

Oportunidades
Chamorro califica la baja del precio del petróleo como “una ventana de oportunidades que hay que aprovechar, pero también hay que entender que el precio del petróleo puede volver a subir y la energía renovable se volverá atractiva nuevamente”.

Casi en iguales términos se expresó el empresario César Zamora Hinojosa, quien dijo que la reducción internacional en el precio de los hidrocarburos más que una amenaza para los proyectos de energía renovable en el país, representa una nueva oportunidad para replantear las estrategias con las que son concebidas este tipo de iniciativas.

“Yo creo que Nicaragua tiene que ser muy exigente sobre la calidad de proyectos renovables que se vaya a contratar por el tema de precios de referencia, en el país hay recursos (renovables) que le permitirían competir con el precio fijado para el búnker, pero no son todos los proyectos renovables, por eso estos tienen que ser bien pensados”, apuntó Zamora.

Comentó que una buena parte de los proyectos que se iniciaron a desarrollar en el país surgieron cuando el precio de los hidrocarburos era alto, pero hoy la realidad es otra, por eso considera que se deben impulsar proyectos que puedan competir a pesar de los altos y bajos en el precio del petróleo.

“Proyectos con potencialidad es la biomasa, debido a que es un subproducto (bagazo de caña, cascarilla de café, cascarilla de arroz), que puede ser competitivo con el precio actual del búnker: 50 dólares el barril. Hay algunos proyectos hidroeléctricos que también pueden competir con este precio”, dijo Zamora.

El gaseoducto integrador

Proyecto • En enero de este año, Estados Unidos presentó en Kingston, Jamaica, la iniciativa de seguridad energética para el Caribe, y en una visita que Barack Obama hizo a Costa Rica mencionó la posibilidad de incluir al istmo centroamericano en sus planes de exportación de gas natural para el año 2020.

El empresario de la energía, César Zamora Hinojosa, analiza que existe una voluntad política por parte de los países de Norteamérica (Estados Unidos, Canadá y México) por establecer una integración energética y en ese ínterin está contemplando también que el proyecto podría abarcar al istmo en el futuro cercano.

“El gas es un tema político, porque es un recurso escaso y barato, ya es parte de la agenda de los países de Norteamérica y se está extendiendo a las agendas de gobiernos de la región; ya existe un protocolo para traer gas del sur de México hacia Guatemala, hay una idea de establecer una planta de gas en Monterrey y que la generación eléctrica vaya por cableado hacia Guatemala a un precio competitivo.

Por el lado del sur, Colombia y Panamá están haciendo esfuerzos para desarrollar proyectos de interconexión a través de la generación con gas o hidro.

“También los países de la región ya estamos de alguna manera interconectados y las políticas de cada país están enfocadas a proteger la realidad nacional, de manera que si esto se da, tenemos que estar preparados para compensar todos los esfuerzos que se han realizado por la energía limpia”, concluyó Zamora.