Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Aunque los hospitales “Fernando Vélez Paiz” y “Lenín Fonseca” registran a la fecha menos quemados con pólvora, el equipo de dirección de esos centros asistenciales mantiene la advertencia de ser prudentes con el producto.

El doctor Allan Juárez, jefe de epidemiología del Hospital Infantil “Fernando Vélez Paiz”, que junto al “Lenín Fonseca” captan en el país a los pacientes quemados, adelantó ayer que el Plan de Prevención de Pólvora que ejecutan desde finales de noviembre está arrojando “buenos resultados”, porque hay menos afectados respecto de un año atrás.

“Del primero al 22 de diciembre registramos tres niños quemados con pólvora (20 menos respecto a diciembre del 2007), de éstos dos son por el uso de bombas y otro por triquitraques”, especificó.

Entre tanto, “los menores quemados por líquidos calientes son 14. Eso significa que cuantificamos dos casos menos respecto al mismo período del 2007”, especificó.

Leves
La mayoría de quemaduras son de segundo grado, según Juárez. Es decir, son quemaduras que presentan ya ampollas en la parte afectada, y al igual que las quemaduras por pólvora ocurrieron por negligencia familiar, de acuerdo con el médico.

“En el caso de la pólvora, por ejemplo, los afectados son niños de 5 a 10 años, mientras los quemados por líquidos calientes son menores de cinco años.

Entonces el llamado es a los padres de familia a que no dejen a los menores utilizar pólvora y que no permitan que los niños anden en la cocina, hay que recordar que la verdadera Navidad es que Jesucristo nazca en nuestros corazones”, insistió.

Mantendrán vigilancia
El subdirector médico del Hospital “Lenín Fonseca”, Ramón Meléndez, informó, por su parte, que de las 2,461 atenciones que realizaron en lo que va del mes, sólo dos han sido por pólvora.

Esas quemaduras son de segundo y tercer grado. En este último caso afectan el tejido graso y hasta los músculos.

En diciembre de 2007 ese hospital reportó ocho adultos quemados por el producto. “Lo cual indica que hay una reducción de quemados y que la población está siguiendo las recomendaciones de prevención”, dijo.

No obstante, el director de ese centro asistencial, Melvin Agurcia, reiteró el llamado de “celebrar con precaución” tanto en el consumo de licor, como en el uso de pólvora, ya que del 24 de diciembre al primero de enero se incrementa el uso de esos dos productos.

En ese contexto, tanto Juárez como Meléndez destacaron que en lo que resta del año, estarán atentos para atender las emergencias médicas.

En el Hospital “Fernando Vélez Paiz”, por ejemplo, se mantendrán turnos conformados por ocho y diez médicos.

En tanto, el “Lenín Fonseca” contará con un promedio de 35 a 40 médicos para atender a la población en el área de emergencia. “Estamos preparados tanto en recursos como en material médico”, concordaron los doctores.

Consejos a padres
El Ministerio de Salud, Minsa, aconseja a los padres de familia evitar que los niños vayan a la cocina o coman alimentos calientes, pues según reportes del Hospital “Fernando Vélez Paiz”, la mayoría de quemaduras se dan por líquidos calientes y ocurren en sitios como la cocina y el comedor.


* Recomienda evitar dejar líquidos calientes en el suelo y no cargar niños mientras cocinan.

* Si algún familiar se quema, el Minsa insiste en no aplicar ni pasta dental ni café molido. Estas sustancias, según la entidad, dañan aún más el tejido quemado y ocasionan infecciones. Lo recomendable en estos casos es aplicar agua del grifo en la parte quemada, cubrirla con trapo limpio y llevar al afectado al puesto de salud más cercano.

* No dé dinero a los pequeños para comprar bombas, triquitraques o candelillas romanas y evite que recojan cachinflines del suelo, pues éstos usualmente no explotan de inmediato.