•   Bonanza, RACCN  |
  •  |
  •  |

Una tensa calma reinaba al caer la noche ayer en Bonanza, Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, donde un grupo de mineros artesanales continúa protestando por el precio que les pagan por el oro que extraen.

Pese a la situación, la empresa anunció ayer que reiniciarán operaciones de forma  gradual.

En tanto Noel Díaz Salgado, uno de los protestantes, aseguró que varios mineros han sido retenidos por las tropas policiales, por lo que pidió que sean liberados.

“Nosotros nos hemos reunidos con una comisión de los pequeños mineros, sin embargo ellos manifiestan que no avalan acciones como las ocurridas la noche del lunes y madruga del martes, por lo que cada caso se está revisando”, dijo por su lado el comisionado mayor Oswaldo Pérez Woo, jefe de la delegación departamental de la Policía del Triángulo Minero, Prinzapolka y Mulukukú.

En ese sentido, ayer la Cooperativa de Mineros artesanales de Bonanza, que tiene a 1,280 afiliados, comunicó que el sector tiene acuerdos con la empresa minera HEMCO que un pequeño grupo de mineros quiere desconocer.

“El retén de los mineros artesanales se mantiene, pero no se han registrado mayores incidencias, sin embargo hay una comisión con la cual buscamos darle salida a la crisis”, comentó el jefe policial.

Al cierre de esta edición, las autoridades locales se encontraban reunidas con dirigentes de los manifestantes para poner fin a la crisis.

EL RECLAMO
“Ya no soportamos más, pedimos que nos den repuesta, cero barridas y que pague y que venga el Gobierno atender la situación”, reclamó Noel Antonio Blandón, quien se encontraba con el grupo de mineros artesanales en el retén que mantienen en la entrada al municipio.

La barrida es el término usado por los mineros artesanales cuando no tienen utilidades que compense la inversión realizada para extraer de las minas la broza que le venden a la empresa. En muchos casos, dicen, el porcentaje de oro no genera ni el 50% de la inversión, dejando grandes pérdidas.

Los manifestantes insisten en que la empresa les paga lo mínimo. “Nosotros no tenemos recursos y quien gana es la empresa, lo que pedimos es que sean justos con lo que nosotros producimos y que no tomen represalias contra los mineros artesanales”, añadió Blandón.

Por su parte Marcela Castillo, vicepresidenta de Relaciones Empresariales de HEMCO, explicó que para reiniciar operaciones están limpiando y preparando las condiciones mínimas, sin embargo precisó que esto dependerá de la estabilidad en la zona.

“La reactivación de nuestra actividad es gradual, nosotros con esto estamos demostrando que lo único que queremos es que nos dejen trabajar”, enfatizó.

CINCO DÍAS
“En aras de restablecer la actividad económica de Bonanza, Hemco ha decidido reiniciar sus operaciones, medida que toma basados en la confianza y apoyo del Gobierno, sus colaboradores y de los habitantes de este distrito minero”, reza un nuevo comunicado dado a conocer por Castillo.

“La reactivación de las operaciones se realizará de manera gradual, siempre y cuando se consolide el control de la situación y prevalezcan las condiciones de seguridad y estabilidad necesarias. Por las características del proceso, no se puede realizar de forma inmediata, estimándose aproximadamente cinco días para que la mina pueda volver a operar en su capacidad habitual”, detalla el comunicado.

Hemco además agradeció a sus 1,300 colaboradores, quienes han mostrado su apoyo acudiendo a respaldar las actividades y salvaguardar las instalaciones de la empresa, así como a los habitantes y mineros artesanales que respaldan el Modelo Bonanza, que desde hace siete años busca ordenar esta actividad.

“Hemco espera la normalización de la situación de los últimos días, que perjudica la economía familiar, local y nacional”, añade.

“Con esta medida Hemco demuestra su firme compromiso con sus colaboradores, la comunidad bonanceña y la minería artesanal, al seguir con sus operaciones que contribuyen al desarrollo integral del sector minero y el clima de inversiones en el país”, agrega la comunicación.