•  |
  •  |

Ocho de cada diez estudiantes de secundaria consideran que la educación del país atraviesa una crisis de calidad, de acuerdo con una encuesta realizada por el Comité Nacional de la Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME).

La muestra  tomó en cuenta a 2,004 estudiantes de entre sexto grado y quinto año de secundaria, así como 222 docentes y 79 padres de familia en nueve departamentos del país.

“Hay una crisis en la educación nacional, hay una crisis en la educación mundial”, afirmó Jorge Mendoza en el Foro “Educación para Todos en Nicaragua, Balance y Desafíos Pos 2015”.

Parte de esas crisis de calidad y de inversión, destaca la encuesta, es el bajo salario que se paga a los maestros (6 mil o 6,400 córdobas).  
De acuerdo con la consulta, 21% de los maestros encuestados creen que se necesita mejorar el sueldo,  y otro 20% pide mayores estímulos de parte del Ministerio de Educación (Mined).  

Para mejorar la educación, dijo Mendoza, se requiere  una mayor inversión en infraestructura, así como acoplar el modelo educativo con las nuevas tecnologías.

Según datos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), el país destinó el tres por ciento de su PIB para la Educación en 2014 y este año la inversión representa el 2.4 por ciento del PIB.

NECESIDADES
“Necesitamos un presupuesto más adaptado. Realmente, según los datos, el presupuesto está decreciendo 3%, incluso menos y la Unesco está planteando un 7% correspondiente al PIB, lo que no se puede lograr de la noche a la mañana, pero sí debiera haber un esfuerzo mayor creciente”, indicó el director del Instituto de Educación de la Universidad Centroamericana (UCA), Rafael Lucio Gil.

Con la inversión actual, advierte Fernando Cardenal, director de Fe y Alegría en Nicaragua, “Nunca haremos nada,  nunca saldremos de la pobreza”.

No obstante, los expertos aclaran que no solo se trata de dinero, sino de mejorar la ejecución del presupuesto para la educación.