•   Bonanza, RACN  |
  •  |
  •  |

Un muerto, más de 10 lesionados entre mineros artesanales y policías, 33 detenidos y pérdidas que se estiman millonarias, que incluyen daños  a la infraestructura y el paro de las operaciones mineras, es el saldo que ha dejado los cinco días de manifestaciones contra la empresa minera Hemco, que opera en Bonanza, Región Autónoma del Caribe Norte, en demanda de un mejor pago por el oro que entregan a la compañía.

Anoche, una comisión de los güiriseros estaba reunida con el comisionado general de la Policía Nacional, Pablo Emilio Ávalos, quien llegó a Bonanza con 200 efectivos para reforzar las acciones tendientes a restablecer el orden en la ciudad.

Ver infografía

En la reunión se estaba tratando de persuadir a los mineros para que terminaran con la protesta y las acciones vandálicas, para evitar un enfrentamiento con las fuerzas del orden.

Millones en pérdidas
Según representantes de la empresa Hemco, las acciones vandálicas le ocasionaron cuantiosas pérdidas, ya que solo en uno de los almacenes que fue saqueado había US$3 millones en repuestos, a lo que se le suma la destrucción de varios vehículos y el robo de todo lo que había en un comisariato.

Además, desde el pasado lunes la compañía estaría perdiendo unos US$239,166 por cada día que mantiene paralizada su producción, de acuerdo con las cifras del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), que indican que en los primeros cuatro meses de este año Hemco logró exportaciones por un valor de US$28.7 millones.

Las afectaciones también se trasladaron a la población de Bonanza, ya que tras los cinco días de manifestaciones, el comercio se ha visto paralizado por completo y algunos productos han comenzado a escasear, mientras otros se han encarecido.

Elvis Mendoza, poblador de Bonanza, comentó que ya se siente la escasez de combustible y la única gasolinera que operaba ayer encareció los precios.

“No hay servicio de taxis y los pocos que andan circulando solo lo hacen en la parte interna, por el mismo problema”, comentó el lugareño.

Un muerto en disturbio
La noche del miércoles inició un enfrentamiento entre los güiriseros y las fuerzas antidisturbios, el que se extendió hasta la madrugada del jueves, el cual dejó como saldo uno de los que protestaban muerto.

Roberto Matamoros Treminio, uno de los mineros artesanales en la protesta, aseguró que las fuerzas antidisturbios repelieron inicialmente una protesta con bombas lacrimógenas y que al no poder dispersar a los huelguistas, abrieron fuego con sus armas de reglamento, ocasionando la muerte de  Joel Rivera Chavarría, versión que niega la institución del orden público.

La Dirección de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, mediante una nota de prensa, confirmó que la noche del miércoles procedieron a restablecer el orden, debido a que los manifestantes se encontraban impidiendo la libre circulación en la vía pública, así como el ingreso de los trabajadores a la empresa Hemco y que fueron atacados a balazos.

“Los agentes del orden fueron agredidos con objetos contundentes y armas de fuego, replegándolos con el uso de bombas lacrimógenas únicamente, capturando a 33 individuos y ocupándoles sacos con materiales explosivos”, reza la nota de prensa de la Policía.

Llamado al diálogo
El comunicado añade que “conocimos del fallecimiento, en medio de la refriega, de uno de estos individuos, conocido como Joel Rivera Chavarría”.

Monseñor David Zywiec, obispo auxiliar de la Iglesia católica para la zona del Caribe Norte, hizo un llamado a la calma basado en el diálogo, para evitar más violencia.

“Busquemos la calma, hay que dialogar para llegar a un acuerdo. Cuando hay violencia la mayor parte del tiempo todo mundo sufre, sobre todo personas inocentes, gente que no tiene nada que ver”, expresó el religioso.