•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos guatemaltecos detenidos y la ocupación de 65 paquetes de cocaína con un peso total de 76 kilos con 710 gramos, dejó el operativo realizado por la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua la madrugada de ayer, a tres millas al Oeste del Puerto de Corinto, Chinandega.

Los extranjeros fueron identificados como José Humberto Mauricio Alfaro, de 50 años y Noé Morales Castañeda, de 37, quienes fueron entregados a la Policía Nacional para su debido proceso.

Mauricio y Morales iban a bordo de la lancha rápida  “Escualo”  y al verse descubiertos por los guardacostas a eso de las 3:00 a.m., del sábado 16 de mayo, decidieron deshacerse de la droga, lanzándola al mar.

“El operativo fue producto del trabajo de inteligencia del Ejército de Nicaragua. Se divisó la lancha al pasar por la línea de vigilancia, se le hizo el alto y no se detuvieron, por lo que inicia una persecución y en medio de la oscuridad se observó que estaban lanzando paquetes al mar”, informó el capitán de navío del Ejército Nacional, Gerardo Fornos.

En la búsqueda

“Se persiguió a los sospechosos de tres a cuatro kilómetros de distancia, es decir milla y media aproximadamente, y con las demás lanchas del Ejército de Nicaragua se hizo un anillo para proteger el área y buscar los paquetes (de droga) que lanzaron (los detenidos)”, agregó el militar.

La carga iba en tres bolsos negros, en uno trasladaban 35 paquetes y los otros dos contenían 15 envoltorios cada uno.
Además de la droga, las autoridades ocuparon combustible y bidones cargados de arena en la lancha “Escualo” de color roja con motor fuera de borda de 75 caballos de fuerza.

“Dentro de la lancha se encontró 13 pichingas, diez de ellas de 18 galones estaban llenas de gasolina y dos estaban vacías. 
También se encontró dos pichingas de cinco galones rellenas con arena que, según dijeron los detenidos, eran para echar los peces muertos, pero también se va a examinar”, detalló el capitán de navío Fornos.

Procedencia

El jefe militar explicó que los detenidos iban con dirección de Sur a Norte. “Con probabilidad venían de Costa Rica y se dirigían a Guatemala, pero en Nicaragua no se quedan por el muro de contención que existe contra el narcotráfico”, enfatizó el jefe militar.

Según las autoridades de la Naval, cuando los narcotraficantes se quedan sin combustible en altamar son abastecidos por colaboradores en el litoral, por lo que ellos se mantienen alerta.