•   Tola, Rivas  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tercera entrega

Desde muy pequeñas las hermanas Valentina y Candelaria Resano han mantenido contacto con el mar, por lo que en menos de 10 años lograron dominar las olas impetuosas, deslizándose sobre ellas con destreza en una tabla de surf.

Las niñas, de 9 y 11 años, no solo viven y sueñan con el mar, sino que ya son una promesa del surf nicaragüense y batallarán por un buen lugar en los World Surfing Games 2015, competencia que se realizará en Playa Popoyo, Nicaragua, del 31 de mayo al 7 de junio próximo.
Valentina y Candelaria han dedicado su niñez a la práctica de este deporte, alentadas por sus padres, Manuel Resano y Berry Del Caso, él argentino y ella española, quienes las echaron a nadar en las aguas de Popoyo desde que cumplieron un año.

“Estoy muy contenta de poder competir en un evento tan grande a tan corta edad, porque normalmente la gente que va a estos eventos es por lo menos mayor de los 14 o 15 años, y voy a llegar mucho antes”, dice Valentina, la mayor de las niñas Resano. “Va a ser un gran honor competir con las grandes surfistas de Australia y Hawái. Estoy muy contenta que el evento será en la playa que yo surfeo siempre”.

Las niñas Valentina y Candelaria Resano Del Caso, que representarán a Nicaragua en el Mundial de Surf, estarán en el equipo que comanda Rex Calderón, surfista destacado de San Juan del Sur. Los otros seleccionados nicaragüenses son Jackson Martínez, Sean Pearson y Augusto Chamorro.

Tienen poca edad pero ya conocen lo que conlleva el esfuerzo para lograr ser parte de la delegación que representará a Nicaragua durante los World Surfing Games 2015. Poco descanso, mucho sol, entrenamiento duro y momentos escasos para compartir con sus amigos, son algunos de los sacrificios que hacen.

Su dedicación se ha traducido en logros, como estar ya en los puestos uno y dos del ranking nacional, superando a competidores que hasta les duplican en edad.

CENTÍMETROS DE MIEDO
Las llaman Vale y Cande, son surfistas por familia y elección. Es probable que lo lleven en los genes, a menos que se explique de otra forma la alta competitividad conseguida ellas con tan poca edad.

Para algunos surfistas experimentados las olas no se miden en pies y pulgadas, sino en centímetros de miedo. Da la impresión que para las hermanas Resano es igual de normal desplazarse y saltar en tierra firme que deslizarse y volar sobre una cresta enorme de agua brava.

Dicen que sienten la emoción con solo escuchar el rugido del mar, en su constante ir y venir y estallidos de espumas.

“Nos entrena mi papá, él es nuestro coach normalmente, pero en esta ocasión el gobierno contrató a un entrenador profesional que se llama Diego Naranjo. Con él hemos aprendido algunas cosas distintas y con un buen ritmo”, relata Candelaria. “Una semana antes del Mundial trabajaremos con menos intensidad, para no quemarnos, pero hasta ahora estoy en buenas condiciones. Cuando entremos al mar no habrá quién nos detenga”.

EN AGUAS CONOCIDAS
Las niñas Resano están enfocadas en lograr una buena marca en este Mundial de Surf en Popoyo, la playa donde han crecido. Vale y Cande serán las competidoras más jóvenes del certamen, pero no las más débiles.

“Los rivales serán mucho mayores que nosotras. Quizá por su experiencia puedan adaptarse rápidamente a las olas, pero alguna ventaja tendremos conociendo esas aguas. De cualquier modo será un honor competir con los mejores surferos del mundo, prácticamente en nuestro hogar”, afirma Vale, quien parece relajada a una semana de que inicie la competencia.

Valentina ha impuesto una hegemonía en la categoría junior a nivel de Nicaragua y figura entre las mejores surfistas de Centroamérica. Pero esta será la primera vez que participe en un evento mundial, al que asistirán unos 300 competidores de 30 países.

El hecho de ser consideradas favoritas para ganar, por sus trayectorias en los torneos nicaragüenses, obliga a las hermanas Resano a convivir con la presión de que siempre se espera lo mejor de ellas. Sonríen y al parecer no están angustiadas por ello.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus