•   Managua y San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP / Edición Web

El Gobierno de Nicaragua anunció este viernes que la delegación que viajará a El Salvador a la ceremonia de beatificación de Oscar Arnulfo Romero, estará encabezada por el padre Miguel D'Escoto Brockman.

El anuncio fue realizado por la portavoz del Gobierno y primera dama, Rosario Murillo Zambrana.

Murillo durante su alocución de mediodía agradeció al papa Francisco por “darle a moseñor Romero esta categoría, nuestros pueblos lo aplauden”.

Toda una fiesta

AFP/ La capital salvadoreña vive un clima de fiesta este viernes, víspera de la ceremonia popular en que su figura más reverenciada, el asesinado arzobispo Oscar Arnulfo Romero será elevado a los altares como beato de la Iglesia Católica.

Es exagerado cómo viene gente de todas partes, de Estados Unidos, de Nicaragua, de Suramérica, de Europa (...) Es muy fuerte cómo la gente se identifica", comentó Maritza Peraza, voluntaria de un hospitalito que atenderá durante los días de la beatificación.

Las principales vías de la normalmente congestionada capital estaban adornadas con imágenes de Romero que dan la bienvenida a los visitantes a San Salvador, "sede de la beatificación".

Este viernes amanecieron cerradas algunas de las principales arterias capitalinas que rodean la Plaza Salvador del Mundo, donde una multitud de obreros trabajaba en instalar toldos, tarimas, pantallas gigantes y sistemas de sonido para la fiesta del sábado.

Grupos de jóvenes anticiparon el clima festivo en la plaza, donde llegaron con guitarras entonando canciones en homenaje al beato.

El ministro de Turismo, José Napoleón Duarte, dijo que esperan 285.000 personas en la ceremonia religiosa de beatificación, gran parte de los cuales llegaron del extranjero.

Desde el viernes, 3.700 policías y soldados se encargaron de dar seguridad a la capital en espera de la beatificación.