•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando a Olga Girón García le dijeron que su hijo Elieser Granera había nacido con paladar hendido y labio fisurado, ella desconocía por completo de qué se trataba esa condición y la primera complicación que experimentó con ello fue que no pudo amamantarlo.

Sin embargo, el personal médico del hospital Bertha Calderón, en Managua, le explicó que esa malformación podía corregirse y que tenía opciones para que operaran a su hijo de forma gratuita. Eso fue hace nueve años y Elieser ya ha pasado por cinco operaciones.

La última intervención a la que se sometió el niño fue esta semana recién pasada, durante la jornada  que impulsó el Ministerio de Salud (Minsa) y Operación Sonrisa Nicaragua, bajo el lema “Nicaragua libre de labio leporino y paladar hendido”.

Principal problema
“Lo peor que una persona enfrenta cuando tiene un hijo con esta malformación es la desinformación”, aseguró el doctor Orlando Siu, cirujano plástico y directivo de Operación Sonrisa Nicaragua, quien ayer informó que en estos días lograron realizar 430 cirugías y harán 50 más antes de que termine el mes de mayo.

Siu explicó que, efectivamente, la dificultad para comer es el principal problema que sufren las personas con paladar hendido y labio fisurado, pues al tratarse de una hendidura entre la nariz y la boca, el bebé no puede succionar el pecho de su madre o un biberón.

“Tenemos que decirles a esas personas que se saquen la leche, la metan en un biberón y la dejen caer por gravedad (en la boca del bebé)”, indicó el especialista, quien dijo que la mayoría de las personas operadas fueron niños y niñas, pero que también cubrieron a adultos de hasta 50 años.  

Los cinco puntos donde se llevaron a cabo dichas intervenciones son los hospitales Antonio Lenín Fonseca y Alemán Nicaragüense, de Managua; hospital San Juan de Dios, de Estelí; hospital regional Asunción, de Juigalpa, y el buque hospital Comfort, de Estados Unidos, que se encuentra anclado frente a Puerto Cabezas.

Plan de erradicación
Siu refirió que Nicaragua cuenta con un plan de erradicación de la fisura labial y el paladar hendido, el cual contempla continuar con jornadas quirúrgicas anuales en las que se beneficie a más de 300 personas en todo el país y jornadas locales para operar a entre 20 y 50 personas.

Apuntó que la Operación Sonrisa Nicaragua firmó un convenio con el Gobierno para que, con la ayuda de Operación Sonrisa Internacional, ejecuten un programa orientado a operar a cada niño y niña que nace con paladar hendido y labio fisurado antes de que cumpla su primer año de vida.

El especialista agregó que otra parte del plan es la apertura de un Centro de Atención Integral de Operación Sonrisa Nicaragua, el cual servirá como centro de referencia nacional para atender esas malformaciones.

Operación Sonrisa Nicaragua firmó un convenio con el Gobierno para que, con la ayuda de Operación Sonrisa Internacional, se opere a cada niño que nace con paladar hendido.