•  |
  •  |

Los vecinos del volcán Telica, situado en el departamento de León, desarrollan sus actividades habituales sin descuidarse de la actividad en el coloso. Dicen que su comportamiento ha sido inestable en las últimas dos semanas y los mantiene alertas.

Este viernes 22 de mayo a las 11:47 a.m. el volcán registró una nueva expulsión de gases, que elevó una columna de 300 metros de altura.
Diana Hernández, miembro del puesto de mando en el Comité Municipal de Prevención y Atención de Desastres (Comupred), informó tras un recorrido “in situ”, como parte de una comisión especial integrada por expertos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) y funcionarios de la municipalidad, que detectaron unas seis manzanas de pastizales quemadas producto del material incandescente (piedras) expulsado por el volcán en sus últimas explosiones.

El Comupred informó que se han detectado fisuras y deslizamientos de tierras en algunas de las cañadas que forman parte de la estructura. “La vigilancia es permanente en más de 12 comunidades ubicadas a un radio de acción de 200 metros de distancia al cráter”, dijo la funcionaria.

Las autoridades aclararon que ante una eventualidad mayor se requería atender a unas 1,800 personas que habitan en las comunidades de Aguas Frías, La Joya, Unión España, El Caracol, entre otras cercanas al cráter.

Advertencia a turistas
En tanto, el Ineter recomendó “a la población en general y a los turistas, que no se acerquen al volcán Telica, es peligroso, porque las explosiones que ha venido teniendo son repentinas”, dijo el vulcanólogo del Ineter, Armando Saballos, a periodistas.

El Telica se encuentra dentro de la Ruta de los Volcanes, uno de los cinco recorridos turísticos más importantes de Nicaragua.

A partir del 11 de mayo el coloso comenzó a expulsar piedras incandescentes, entre 100 y 300 libras, confirmaron especialistas de vulcanología del Ineter.