•  |
  •  |
  • END

CORINTO (Especial para END)
La juez de distrito civil de Chinandega, licenciada Karla Madriz, trabó embargo sobre 16 viviendas que pertenecen a igual número de socios de la empresa corinteña de estiba Esensa, la cual construyó dichas casas para que los trabajadores-socios destacados tuvieran un techo digno el cual vienen pagando a largo plazo con deducciones salariales.

El embargo lo solicitó el ex presidente y gerente administrativo de Esensa, Alí Pacheco Paniagua, quien fuera expulsado de ambos cargos por una asamblea general de socios en agosto de 2007.

Según alega Pacheco en su solicitud de embargo, Esensa le debe una gran cantidad de dinero por sus acciones, en tanto que el actual presidente, Ramiro Cortés, riposta que el total de mil acciones se distribuyó inicialmente a razón de 10 a 35 por socio, pero que Pacheco “se despachó con la cuchara grande recetándose 176 acciones, y ahora quiere que la empresa se las pague a 2 mil dólares cada una”.

Los trabajadores afirman que en diez años en que Pacheco estuvo al frente de la empresa nunca les dio utilidades, y que sólo les decía que no había fondos, pues según él, la empresa cada año registraba pérdidas. En cambio, Pacheco siempre tenía utilidades y otras prestaciones, debido a que manejaba el dinero de Esensa como si fuera de su propiedad.


Hablan trabajadores
Ahora --siguen diciendo-- ha trabado este embargo para que nosotros no recibiéramos aguinaldo, canasta navideña ni juguetes para nuestros hijos, tal como acostumbra la empresa cada año. Uno de los trabajadores y socios afectados por el embargo es Abraham Osejo Reyes.

Según dijo Osejo, cuando Pacheco fue gerente duplicó el valor de las casas, pues en la misma cuenta metió el valor de las casas que hizo para familiares suyos en El Viejo y Chinandega, todo lo cual --agregó-- fue detectado por una segunda auditoria que realizó el contador público William Padilla Pozo, quien examinó todos los estados mensuales de cuentas y los desembolsos de Esensa bajo la administración del actual embargante.

Otro socio, el trabajador Ignacio Efrén Martínez, precisó que en la revisión contable de los períodos del primero de julio de 2003 al 30 de junio de 2007, encontró anomalías financieras graves.

Según el cálculo de los trabajadores, sobre la base de la revisión financiera del último quinquenio, de acuerdo con informes auditoriales que tienen a la vista, suman C$ 10,000,000.00 (diez millones de córdobas), todo lo cual saldrá a bailar en los tribunales de justicia.

Pacheco también embargó las cuentas bancarias de Esensa en Banpro y en Bancentro, lo cual causó paralización y pérdidas en las actividades de la empresa, en tanto que los trabajadores que están pagando a plazo sus casas --ahora embargadas-- no saben qué va a resultar de toda esta situación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus