•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Yo estoy aquí porque mi sobrino murió. Íbamos a un paseo, tenía 32 años, era mi mano derecha, me apoyaba en el trabajo y me ayudaba en todo. Tenía una gran confianza en él, era como mi hijo”, relató llorando la dama ante los asistentes a la charla sobre logoterapia, a la que llegó gracias a  Personas Unidas en el Dolor y la Esperanza (PUDE), organización que apoya a parientes de víctimas de accidentes.  

“Los jóvenes ven como más lejana la muerte”, comentó la psicóloga clínica Mariana Aburto Chavarría al señalar que a las charlas solo  asiste gente mayor: padres y madres, tías o abuelas de personas que han sufrido una pérdida.

La logoterapia o análisis existencial es un método psicoterapéutico creado por el doctor Viktor Emil Frankl y está orientado a descubrir el sentido de la vida.
“Lo grandioso de este cuerpo teórico o esta técnica, como lo queramos llamar, es que este señor vivió prisionero en cuatro campos de concentración y sobrevivió, pese a haber perdido a toda su familia, porque afirma --y esta es la base de su teoría-- que le vida tiene sentido bajo cualquier circunstancia: dolor, enfermedad o pérdida de un ser querido”, explicó Aburto.

Pero cómo se obtiene conciencia de que vivir tiene sentido, cuando se vive una situación traumática. Aburto sostiene que esto tiene que ver con la autoestima, la confianza, la visión de la vida, las metas y la positividad; si la persona no tiene todos estos “ingredientes”, es débil y no encuentra la salida.

Herramientas

“¿Quién tiene mejores posibilidades de enfrentar la adversidad? El que tiene todo esto”, agregó Aburto, quien considera que las familias tendrían que dotar a sus hijos, desde pequeños,  de todas estas “herramientas” para hallar el sentido de la vida ante una pérdida, llámese esta muerte por accidente, enfermedad, suicidio, robos, divorcios o desastres naturales.

También es importante buscar apoyo en grupos de autoayuda, donde los afectados se ayudan relatando sus experiencias con el duelo y cómo superarlo.
La logoterapia tiene muchos adeptos en América del Sur, donde existen asociaciones de profesionales logoterapeutas. A pesar de que en Nicaragua no existe una organización, esta psicoterapia se está aplicando.

Aunque en los centros de salud del país hay psicólogos, la especialista sostiene que “sería bonito”  llevar la logoterapia al personal de salud que está más ligado a la muerte, por ejemplo en salas de cuidados intensivos o emergencias, donde  lo primero que la gente pregunta  es que si se va a morir o no.

  • PUDE considera que comprender este método psicoterapéutico puede ayudar a elaborar sanamente el duelo.