•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos 30 empresas vinculadas al sector servicio, agrícola y pequeña industria cuentan con un plan que les permitirá adaptarse a los impactos que el cambio climático pueda representar para su giro de negocios.

Fabrizio Poretti, director residente adjunto para ayuda humanitaria de la Agencia de Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude), dijo que esta organización no solamente está apoyando al país en la preparación contra el impacto del cambio climático a nivel macro, sino también a nivel micro,  tal es el caso de las empresas privadas.

Tanto Cosude como la Unión Nicaragüense para la Responsabilidad Empresarial (UniRSE) desarrollaron a lo largo del último año el proyecto “Estrategia de adaptación ante el cambio climático en empresas nicaragüenses”.

En este proceso las empresas han recibido asesoría especializada en cambio climático y se les ha dotado del diseño de un plan de adaptación, que permita contrarrestar los impactos climáticos en su lógica de funcionamiento, uso de agua y manejo de insumos productivos”, dijo Poretti.

Beneficiarios

Uno de los beneficiarios del programa es la iniciativa turística Ojo de Agua, en la Isla de Ometepe. Jairo Cabrera,  gerente, explicó que la empresa es de la familia desde su segunda generación y focalizan su oferta en el agroturismo.

“Con este proceso hemos aprendido a destinar parte de nuestros esfuerzos para un mejor aprovechamiento y conservación de los recursos naturales con los que contamos en el lugar”, señaló Cabrera.

  • El Cosude y el Gobierno trabajan en la reducción del impacto de la sequía en el corredor seco del país a través de la construcción de lagunetas, para cosechar agua, y manejo integral de cuencas hídricas.

Agregó que parte de la estrategia es haber renunciado al uso de químicos para los cultivos, los cuales sustituyeron por abono orgánico, el cual es producido por el ganado que tienen. Igualmente  reforestan y promueven entre sus visitantes el uso de repelentes o bloqueadores con nivel bajo de químicos.

Por su parte Olinda Rodríguez, representante de Industrias Hodegar, una pequeña empresa de Masaya vinculada a la elaboración y comercialización de snacks, destacó que ellos han diseñado un plan de iluminación natural en las áreas de producción, tratamiento del agua, así como la sustitución de los conectores eléctricos en la maquinaria.