•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La invocación de leyes derogadas o el uso de términos que no establece el Código de la Familia han provocado en parte que, en los Juzgados de la Familia de Managua, se hayan registrado menos demandas durante el primer mes de entrada en vigencia de esta norma.

Datos oficiales indican que entre el 8 de abril y el 20 de mayo fueron presentadas 695 demandas y en 2014 se registraron 1,030.  Silvia Castillo Salaverry, coordinadora general del Tribunal de Familia de Managua, dijo sin embargo que la tendencia es que los casos aumenten.

“Yo atribuyo esto a todo un proceso de adaptación, de preparación de las demandas y de estudios, porque es distinta la forma de tramitarse que en el sistema escrito”, agregó Castillo Salaverry, para quien la situación “era de esperarse”.

Todavía el jueves había litigantes que invocaban leyes derogadas, la Ley 38. No han escuchado la radio, no han leído el periódico ni visto la televisión”, aseguró José Ramón Barberena, juez de Familia.

En la capital están funcionando quince juzgados, de estos, siete están analizando las demandas que se tramitan con el sistema oral. Los restantes están tramitando los casos que quedaron antes que entrara en vigencia el Código de la Familia.

Pese a que distintas universidades ofrecen cursos sobre la nueva norma, Castillo Salaverry sostiene que “hay abogados que no invierten en su capacitación, en actualizarse y esto muchas veces dificulta la agilidad de los procesos”.

Cambios

El juez José Ramón Barberena, titular del Juzgado Cuarto de Distrito de la Familia, dijo que las dificultades que han tenido tienen que ver “principalmente con aspectos técnicos”.

Según Barberena, en algunos casos usan “términos ya derogados, por ejemplo nosotros antes al cuido de los niños le llamábamos guarda, ahora se llama cuido y crianza”.

“Todavía siguen confundiendo la tutela con la guarda, que ya no existen ninguno de los dos términos para efecto del cuidado de los niños, el tutor es para las personas que no se pueden valer”, explicó el juez.

De acuerdo con el juez, uno de los principales cambios a raíz de la entrada en vigencia del Código es que “los asuntos se han resuelto en menos tiempo”.

“En el Juzgado Cuarto hemos conocido 103 asuntos, de esos se han concluido con 48, estamos hablando de casi el 50% y listos para sentencia tengo dos expedientes más. El Código ha venido a hacer las cosas más rápidas, de las 11 audiencias en cinco han conciliado”, agregó.