•  |
  •  |
  • END

Rivas
Un verdadero caos vivieron ayer turistas nacionales y extranjeros que se encontraban en los muelles de San Jorge y Moyogalpa, a la espera de poder abordar un ferry que los trasladara a ambos muelles.

Pero lo peor lo vivieron los pasajeros que salieron de la Isla de Ometepe en los ferris Ometepe Uno y Tres, ya que al no poder anclar en el muelle de San Jorge, navegaron por más de dos horas en el Gran Lago, y algunos extranjeros, hasta llegaron a pensarse secuestrados.

El caos en la ruta Isla de Ometepe–San Jorge, inició con la llegada al muelle de San Jorge del ferry “El Rey del Cocibolca”, que recientemente adquirió la alcaldía de Altagracia, y al cual las autoridades de la Fuerza Naval y la Dirección General de Transporte Acuático, le harían ayer inspección para determinar si se le otorgaban los permisos de navegación.


Seguridad de los pasajeros
Sin embargo, al quedar anclado en el muelle, desde las nueve de la mañana, los ferris Uno y Tres, que venían de Moyogalpa, no pudieron atracar.

El propietario de estas embarcaciones, Milton Arcia, ordenó por seguridad de los pasajeros que ambos barcos no “arrimaran” al muelle hasta que “El Rey del Cocibolca”, diera lugar. “Es que no existe capacidad para que atraquen dos embarcaciones a la vez”, explicó Arcia.


Retorno a Moyogalpa
No obstante, “El Rey del Cocibolca” permaneció varado, y en su interior se divisaba el acalde de Altagracia, Crecencio Ruiz Oporta. Algunos de sus simpatizantes alegaron que los ferris de Arcia, perfectamente podían anclar a un lado.

Esto ocasionó el descontento y la confusión en San Jorge y en los ferris de Arcia, que navegaban con 240 pasajeros uno y 290 el otro, y quienes al ver que no se acercaban al muelle, pensaron que se trataba de un secuestro. Al final ambos barcos retornaron al muelle de Moyogalpa.

En medio de la tremenda confusión, el sector turístico fue el más perjudicado, pues tanto en San Jorge como en Moyogalpa se encontraban turistas esperando navegar hacia sus destinos desde las ocho de la mañana. Lo peor es que ninguna autoridad explicó lo que estaba pasando.

Entre los perjudicados se encontraba un grupo de diez turistas, que a las diez de la mañana debían estar en San Jorge, para ser trasladados a León en un microbús que conducía Antonio García Sandino.

Estos extranjeros fueron unos de los que pensaron que los andaban secuestrados en el Gran Lago. En tanto, 60 turistas que se encontraban en la Estación Biológica de San Ramón, del municipio de Altagracia, debieron salir en embarcaciones privadas hacia el muelle que se construyó en Sapoá, Cárdenas, según declaraciones de René Molina.


Mala imagen para turismo
Por su parte, unas familias que salieron de Managua hacia la Isla de Ometepe, permanecieron desde las ocho de la mañana en San Jorge con sus cuatro vehículos y hasta las tres de la tarde aún esperaban hacer el viaje porque querían pasar una semana en la paradisíaca isla.

Entre los integrantes de estas familias se encontraba doña Gladis Navarro, quien señaló que estas acciones le vienen a dar una mala imagen turística al país. “No hay ferry y las lanchas no tienen capacidad para tanta gente y tanta carga”, lamentó.

Cuando el reloj marcó las 2:30 de la tarde, Arcia conversó vía telefónica con los titulares del MTI, Fernando Martínez, y Virgilio Silva, de la Empresa de Puertos, y acordaron que “El Rey del Cocibolca” saliera de San Jorge hacia el Puerto San José de Altagracia, para que permitiera que los ferris de Arcia atracaran.

El barco de la municipalidad partió finalmente de San Jorge a las 2:40 de la tarde sin ningún pasajero, precisamente, por no contar con la debida autorización, y de Moyogalpa se esperaba que el primer ferry de Arcia saliera hacia San Jorge a las tres de la tarde, pero el daño al sector turístico y al sector productivo ya estaba hecho.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus