Rafael Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Trabajar más en la organización y las capacidades de atención local en los barrios son los puntos identificados durante los simulacros que se han hecho en Managua, por lo que la próxima tarea es incidir en los problemas para dar una respuesta más efectiva a la hora de un desastre, comentó Oscar Noel García Chévez, técnico de proyectos de Cruz Roja Nicaragüense.

"Con la realización de los ejercicios, nos damos cuenta de las debilidades que tienen los planes y uno de los principales factores es la parte de la organización que debe existir en el barrio, con una estructura en los comité locales", dijo García, indicando que posterior a los simulacros se realizan cambios y puntualizan acciones.

Asimismo, señaló que los simulacros como los realizados el viernes reciente en la colonia Centroamérica y en el barrio Grenada tienen por objetivo poner en práctica los conocimientos adquiridos durante el proceso de capacitación;  a la vez, se afinan diversos aspectos en la toma de decisiones y con las brigadas de barrio se toman en cuenta los mecanismos de atención a la población afectada.

"En este simulacro en la Centroamérica participaron 300 miembros de las estructuras comunitarias y se  valoraron los conocimientos de la población sobre las rutas de evacuación, las zonas de seguridad y los centros de albergues donde pueden acudir si se diera una emergencia sísmica”, aseguró.

VIVIENDO SOBRE FALLAS

Indicó que esta es la primera vez que como Cruz Roja realizan un simulacro de sismo en la colonia, en el marco del proyecto Dipecho IX: "Hay que recordar que en esta colonia pasa la falla de la Centroamérica y, según el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, cualquier falla de las 18 principales que atraviesan Managua puede activarse en cualquier momento”.

Por su parte, Porfirio Castillo Dávila, jefe del equipo de preparación de simulacros, comentó que en lo que va del año se han realizado seis simulacros en las zonas de mayor incidencia, en los municipios de Managua y Ciudad Sandino.

“Para hacer un simulacro se valora el grado de vulnerabilidad del barrio y el tipo de estructura de la zona. En este caso, la colonia Centroamérica tiene una estructura de los años setenta y recordemos que por aquí pasa la falla de la Centroamérica, lo cual la hace muy vulnerable”, aseveró Castillo.  

De esta manera, dotan a la población de los conocimientos necesarios para responder de forma local ante una emergencia.