•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un total de 3, 400 familias del departamento de Rivas habitan en zonas vulnerables a inundaciones y deslizamientos, precisa un informe del Comité Departamental de Prevención y Mitigación de Desastres (Codepred) en el que se identifican 71 puntos críticos a inundaciones  y 29 zonas vulnerables a deslaves. 

El mismo documento identifica que la principal amenaza son los deslaves en la Isla de Ometepe, que alberga a los volcanes Concepción y Maderas, alrededor de los cuales habitan unas 3, 000 familias.

La coordinadora del Codepred, Estela Morales, menciona que la zona de mayor riesgo se localiza en el municipio de Altagracia, particularmente en las comunidades  San Marcos, Los Ramos, Santa Teresa, Urbaite, Sintiope, San Ramón, El Madroñal, Balgüe, Mérida, El Corozal y Las Palmas; donde 2,439 familias peligran.

En el caso de Moyogalpa las autoridades identificaron a 750 familias habitando en zonas expuestas a deslaves que pueden producirse en las laderas del volcán Concepción. Como los puntos con mayor riesgo  ubican a La Flor, San José de Sur  y La Concepción.

Inundaciones 

En cuanto a inundaciones, los municipios más vulnerables son  Potosí, Tola y  San Juan del Sur, donde las fuertes lluvias producen cortes de caminos y crecidas de ríos que dejan temporalmente incomunicada a varias comunidades.

Ochomogo figura como el punto más crítico por el recurrente desborde  del río, problema que afecta a 90 familias.

En tanto, en San Juan del Sur la crecida del río ocasiona inconvenientes en Escamequita, afectando a comunidades como Las Brisas, Monte Cristo, Tortuga, Las Parcelas y El Papaturro.

Según Morales, como parte de los planes de prevención, las municipalidades del departamento  han  realizado obras de mitigación como limpieza de cauces y de riveras de ríos.

Agregó que en cada comunidad se dispone de albergues y planes de emergencia para que las familias puedan autoevacuarse.

El jefe de la Defensa Civil de la cuarta región, coronel Adolfo Ramos, manifestó que para enfrentar cualquier emergencia durante la temporada lluviosa disponen de 3,000 efectivos.

Asimismo dio a conocer que han capacitado a los pobladores y creado brigadas para dar respuesta inmediata ante una inundación o deslaves. “Como parte de este trabajo de prevención se han identificado rutas de evacuación  y centros de albergue”, refirió.