•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Karelia Castellón, coautora del asesinato atroz del psicólogo Douglas Guerrero, intenta nuevamente salir de la cárcel. Ha cumplido 17 años de los 30 a los que fue condenada por el crimen que conmocionó al país en marzo de 1998, por la saña con que fue ejecutado.

Es la séptima vez que Castellón busca salir de prisión, pero a diferencia de las ocasiones anteriores, el recurso de libertad condicional que solicita no incluye a su pareja y coautor del crimen, Jonathan Zapata, con quien hace más de tres años concibió en la cárcel unos gemelos.

El abogado José Luis González pide la libertad condicional argumentando el cumplimiento de las tres cuartas partes de la condena, dictada por la entonces jueza Sexto Distrito del Crimen de Managua, Rosario Altamirano.

Según el defensor, los 17 años y dos meses de efectiva prisión sumados al tiempo laborado dentro del penal de mujeres, superan los 30 años a los que fue condenada Castellón.

Intentos fallidos

Cumplidos los primeros siete años en prisión Castellón y Zapata,  condenados por el crimen acontecido el 21 de marzo 1998, pero descubierto hasta un día después, intentaron ser beneficiados por un indulto. 

Eran parte de una lista de 135 reos indultados por la Asamblea Nacional, pero los hijos de Douglas Guerrero recurrieron al veto antes que se hiciera efectivo el perdón legal.

Castellón insistió en ser beneficiada con indultos legislativos en 2006 y 2007,  pero los diputados ni siquiera la incluyeron como candidata.

Revierten libertad

En diciembre del 2009  la jueza Tercero Distrito Penal de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria, Rosario Gaitán, otorgó libertad condicional a Castellón y Zapata, habiendo  trascurrido 11 años y nueves meses desde el atroz asesinato.

Ante el reclamo de la familia de la víctima y del  abogado acusador, Francisco Fletes Largaespada, el Tribunal de Apelaciones revirtió el beneficio. 

En enero de 2010,  la jueza Gaitán reformó de oficio la sentencia condenatoria para Castellón y Zapata, pasando la condena de 30 años de presidio a 30 años de prisión.  La diferencia entre las figuras legales es que con el presidio --abolido con la puesta en vigencia del Código Penal en junio del 2009--  el condenado no tenía ningún beneficio legal.

Libertad diferenciada 

En octubre del 2011 “la cigüeña” visitó en la cárcel a Castellón y su defensa quiso aprovechar su embarazo gemelar para lograr libertad diferenciada, cuyos beneficios aplican para reos en período posnatal, aunque el tiempo de excarcelación no abona a la pena.   

Sin embargo, la jueza Rosario Gaitán lo rechazó y únicamente ordenó un año de lactancia para la reo.

Sexto intento

En diciembre del 2014  Castellón y Zapata también intentaron salir de prisión, promoviendo un incidente de extinción de la acción penal por cumplimiento de condena.

No obstante, los magistrados de la Sala Penal II del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) ordenaron que los sentenciados sigan  cumpliendo la condena que expira el 23 de marzo del  año 2038.

Sadismo sin límites

Crimen• En el juicio desarrollado en el Juzgado Sexto Distrito del Crimen de Managua, Jonathan Zapata, coautor del asesinato del psicólogo Douglas Guerrero, narró en los tribunales que luego de masacrar a la víctima con un bloque, con el cual lo golpeó muchas veces en la cabeza, se bebió la sangre y hasta llegó a decir que se lo quería comer vivo.

El dictamen médico legal, que rola en el expediente judicial, indica que Guerrero fue asfixiado con una toalla y luego rematado con un bloque, golpes que le causaron un trauma craneal severo.

El cuerpo de Guerrero fue encontrado en Nejapa --kilómetro 9.5 Carretera Vieja a León--. Le habían desmembrado del tórax y la pelvis y estaba parcialmente quemado con gasolina y azufre.