•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alas 12:10 p.m. de ayer, los habitantes de las comunidades de Posoltega, Corinto, Chichigalpa y Quezalguaque fueron sorprendidos con la abundante caída de ceniza y arena expulsada por el volcán Telica, que está a 30 kilómetros al noroeste de la cabecera departamental de León.

Tras la nueva explosión, Dionisio Caballero, responsable de comunicación en la Alcaldía de Telica y miembro del Comité Municipal de Atención y Prevención de Desastres (Comupred), confirmó que el material volcánico expulsado ayer por el coloso alcanzó una altura superior a los 600 metros y de acuerdo con la fuerza del viento, afectó a las comunidades del suroeste de Posoltega, Chichigalpa, Corinto y Quezalguaque. 

Otra explosión de menor intensidad se registró a la 1:20 p.m., cuya expulsión alcanzó una altura de 150 metros.

Según Caballero, en esta ocasión el volcán después de 18 días de actividad permanente, “lanzó arena, ceniza y fragmentos rocosos incandescentes, que forman parte de un proceso de liberación de energía; no obstante, la expulsión de material volcánico perjudicó a las comunidades rurales del suroeste del Telica, a quienes se les recomendó tomar medidas de precaución para evitar afectaciones respiratorias y consumir aguas contaminadas por la ceniza”.

Pobladores preocupados

Horas más tarde de las explosiones, Ana Francis Orozco, habitante de la comunidad Apante, en Telica, expresó que el retumbo que experimentó el coloso fue fuerte y les tiene atemorizados.

“Primero se escuchó un rugido y en seguida comenzó a expulsar gases. Es la explosión más grande que se ha registrado en los últimos días y estoy preocupada por mi familia que vive en la comunidad Aguas Frías, 5 kilómetros al suroeste, en las faldas del volcán”, dijo.

Luego de analizar las explosiones, el Comupred emitió un comunicado donde informó que van a continuar la vigilancia permanente en el coloso, pero que “por el momento no es necesario que se proceda con evacuaciones de familias aledañas al cráter, porque las comunidades afectadas por la caída de arena y ceniza están ubicadas al suroeste del volcán”. 

En tanto, Caballero resaltó que la comunidad El Cacao en Telica fue una de las afectadas por la caída de ceniza, luego de la explosión registrada ayer a mediodía.

“Vamos a continuar con el monitoreo del coloso y continuamos desarrollando visitas informativas a las comunidades, para que tomen medidas preventivas y eviten enfermedades”, confirmó.

Volcán en proceso cíclico

Autoridades del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) informaron ayer en conferencia de prensa que se mantienen observando muy de cerca la actividad eruptiva del volcán Telica, luego de las explosiones registradas ayer.

“Es un proceso cíclico el que se ha venido observando desde la semana pasada, baja su ritmo de actividad, se calma por varias horas, inclusive días y luego produce explosiones como las del fin de semana, en las que salieron materiales rocosos, después se calmó y luego produjo explosiones como la de hoy (ayer)”, reveló Armando Saballos, especialista en vulcanología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

El científico explicó que las explosiones se producen al acumularse presión en alguno de los conductos del volcán, los cuales acumulan gases y cenizas; sin embargo, fue enfático en señalar que este proceso es algo normal en el comportamiento histórico del volcán.

“Este comportamiento se da casi cada dos años en el volcán Telica y es similar también a lo que se ha observado en otros volcanes, como el San Cristóbal, y prácticamente lo que ha ocurrido desde 1999 con otros volcanes como el Concepción”, señaló Saballos.

Por su parte, Guillermo González, codirector del Sinapred, hizo un llamado a los pobladores cercanos al coloso para que vigilen y acaten las recomendaciones de la Defensa Civil y los Comités de Emergencia Municipales presentes en la zona.

“La recomendación más importante es mantenerse alejados, al menos 1,500 metros del cráter del volcán, porque la emisión de gases y cenizas o la expulsión de material incandescente puede ser peligroso. Adicionalmente hay que proteger los depósitos de agua y evitar exponerse a las cenizas”, refirió González.