• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Julio Rocha López, el expresidente de la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut) detenido en Suiza, enfrenta cargos por conspiración, extorsión, lavado de dinero, fraude y soborno, según lo descrito en un documento de 162 páginas en el cual la División Criminal de Nueva York detalla la situación de 14 funcionarios de la FIFA y otros organismos de futbol señalados de un total de 47 cargos criminales.

Según la investigación, Rocha habría recibido un total de 238 mil dólares por darle los derechos de televisión de la selección de futbol de Nicaragua a la empresa Traffic USA. El total obedece a dos transacciones de dinero hechas en abril y mayo de 2011: una por 150 mil dólares a su nombre y otra por 88 mil dólares a título de la Fenifut.

En total, a Rocha se le imputan seis de los 47 cargos que menciona el documento, según el cual la defraudación y el lavado de dinero se habrían iniciado desde los años 90 hasta la actualidad.

“En 2007, ejecutivos de Traffic negociaron y pagaron sobornos a los acusados Eduardo Li (costarricense) y Julio Rocha para obtener los derechos de transmisión de las fases eliminatorias de la Copa del Mundo”, señala el documento que emitió la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, quien con esta investigación ha puesto en jaque a la poderosa FIFA.

DETALLE DE LOS CARGOS

De acuerdo con esa misma investigación “Jeffrey Webb, Eduardo Li, Julio Rocha, Costas Takkas, Jack Warner, Eugenio Figueredo, Rafael Esquivel, José María Marín, Nicolás Leoz, Alejandro Burzaco, Aaron Davidson, Hugo Jinkis, Mariano Jinkis y José Margulies conspiraron con otras 28 personas para usar sus posiciones dentro de la organización para crear un esquema de solicitud, oferta y aceptación de pagos no revelados e ilegales (sobornos y comisiones ilegales)”.

El primero de los 47 cargos que menciona la investigación es “conspiración y extorsión: fraude, lavado de dinero, viajes con la ayuda del crimen organizado, obstrucción de justicia y múltiples casos en los que hay soborno de por medio”.

Según continúa la acusación, en 2011 Rocha --entonces presidente de Fenifut-- empezó a negociar con el conspirador número 4 (Enrique Sanz, vicepresidente de Traffic USA antes de ser elegido secretario general de la Concacaf) la renovación de los derechos exclusivos de transmisión de los juegos eliminatorios en Nicaragua para la Copa del Mundo 2018.

“Aproximadamente el 26 de abril de 2011, Traffic USA y Fenifut firmaron un contrato valorado entre los US$1.138 millones y los US$1.288 millones (en dependencia del éxito de la selección nacional de futbol de Nicaragua), con un calendario de pagos que iba de 2011 a 2018. El contrato lo firmaron Rocha y el conspirador número 4”, revela el texto.

Otro de los cargos, el número 18, se refiere al “esquema de conspiración fraudulenta en la Uncaf para la etapa clasificatoria de la Copa Mundial de Futbol: Julio Rocha participa intencionalmente y con conocimiento en un sistema para defraudar a la FIFA, Concacaf y Fenifut”. “Para el 25 de febrero de 2014, el acusado Julio Rocha se reunió con el conspirador número 4 en Miami, Florida. Para ese tiempo, Rocha era empleado de la FIFA, como oficial de desarrollo, y el conspirador número 4 era el secretario general de la Concacaf”.

Aparentemente, durante la reunión, Rocha pidió al conspirador número 4 hablar con el nuevo jefe en Traffic USA sobre los pagos que debía recibir por los derechos de transmisión de los juegos de Nicaragua en la fase eliminatoria para la Copa Mundial de Catar 2022, ocho años antes de que suceda ese acontecimiento deportivo.

Los cargos 19 y 20 a los cuales se refiere la investigación son un esquema de fraude en la etapa clasificatoria de la Uncaf para la Copa del Mundo (no especifica) y es en ese cargo 19 que se detalla la “transferencia de 88,000 dólares de Traffic USA desde una cuenta en un banco de Miami, Florida, a una cuenta a nombre de la Fenifut en Managua, Nicaragua. (Abril 17, de 2011)”.

Luego, en el cargo 20 señala la “transferencia de US$150,000 desde una cuenta controlada por el conspirador número 19, a una cuenta a nombre de Julio Rocha en el BankInter, en Madrid, España. (Mayo 27, 2011)”.

Un cargo más, el número 21 de la investigación, se refiere al lavado de dinero que “se registra entre abril de 2001 y diciembre de 2012, en el distrito sureste de Florida”.

Por último, el cargo 22, indica un esquema de fraude en la etapa clasificatoria de la Uncaf para la Copa del Mundo: “Entre abril de 2011 y diciembre de 2012 Julio Rocha y otras personas transportó, transmitió y transfirió instrumentos monetarios y fondos desde Estados Unidos a otros países, bajo la figura del fraude”.

Tras la detención de Rocha y otros seis delegados de FIFA, el miércoles reciente en Suiza, las autoridades de ese país justificaron los arrestos acusándolos de haber recibido sobornos de más de 100 millones de dólares desde los años 90.

Un portavoz del Ministerio de Justicia de ese país dijo que el dinero procedía de empresas de marketing y de televisión, que a cambio habrían logrado derechos de marketing, patrocinio y transmisión de torneos de futbol en Estados Unidos y Latinoamérica, un resumen de los cargos que ahora el nicaragüense Julio Rocha carga sobre su espalda.