•  |
  •  |
  • END

El día de Navidad no hubo cena de Nochebuena, tampoco estrenos y mucho menos regalos en la humilde choza en la que vive Yesenia Poveda Rojas, junto a sus cuatro hermanos. Sin embargo, sí celebrarán el Año Nuevo, pues una lectora de EL NUEVO DIARIO en Boston se conmovió de la historia de la pequeña y le envió 200 dólares para celebrar estas fiestas.

Nury Muñoz es de origen costarricense, pero radicada en Boston, Estados Unidos. Esta ciberlectora conoció la historia de Yesenia, una chavala de once años que quería ir a la escuela y que fue nombrada como niña símbolo por el Ministerio de Educación. Esta institución la abandonó en mayo, pero eso no fue obstáculo para que culminara el año con excelentes calificaciones.


Una humilde morada
La pequeña, quien vive en una choza construida de ripios y de bolsas plásticas, expresó su alegría por el regalo, y nuevamente pidió ayuda para que sus hermanos puedan ir a la escuela.

La humilde morada sólo cuenta con dos catres donde duermen cinco personas. “En estas camas nos acomodamos, el problema son los zancudos”, dijo Yesenia, mientras daba la entrevista. Y no es para menos, ya que esta familia capitalina vive a orillas del cauce de la Colonia “Pedro Joaquín Chamorro”, a pocos metros de la costa del lago Xolotlán.

Agregó que fue por causa de los zancudos que faltó quince días a clases, pues le dio el dengue hemorrágico.

“Aquí dormimos con miedo, ya que pasan corriendo los vagos. A veces creo que se van a meter creyendo que es una champa, la verdad es que no me siento tranquila con los chavalos”, dijo doña Ligia Rojas, madre de la pequeña.


La importancia de estudiar
Además, lamentó el hecho de que sus hijos no fueran a la escuela, pero ahora se da cuenta de su error. “La verdad es que yo nunca fui a la escuela, a mi edad no sé leer ni escribir, pero ahora sé lo importante de aprender y por eso le digo a la Yesenia que siga adelante”, expresó.

Doña Ligia indicó que el próximo año enviará a la escuela a su hijo Gilbert, de siete años, y a Miriam de cuatro, quienes estudiarán en un centro comunal del barrio Las Torres.

“Mucha gente que leyó el periódico me dijo que nos van a ayudar para que mis hermanos y yo vayamos a la escuela. Mi padrino, Adán Morales, también me va a comprar mi uniforme y mis cuadernos”, relató Yesenia.

La niña afirmó que su meta para el próximo año es sacar mejores notas y continuar en la escuela “Rubén Darío”, junto a su profesor Domingo González.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus