•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Enrique Bolaños Abaunza es el octavo rector del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae)  en Nicaragua y el segundo de origen nicaragüense. Pero no llegó a este puesto de manera repentina. Realmente está allí desde el 1 de abril de 2012, cuando se convirtió en vicepresidente ejecutivo de esta escuela de negocios con buena fama internacional.

Desde entonces se incorporó de lleno en los planes y las estrategias sobre el futuro del Incae, y fue precisamente este trabajo de acompañamiento durante estos últimos tres años al anterior rector Arturo Condo, que lo llevó a ser nombrado como nuevo rector de esta institución.

La investidura se realizó hace solo diez días en el campus de Costa Rica y el pasado jueves fue presentado ante el campus nicaragüense como su nuevo rector.

¿Cuál será su misión como nuevo rector del  Incae?

La misión del Incae, que es ayudar a desarrollar la región mediante la formación de líderes, continúa. Lo que yo quisiera hacer es enfocarme en cuatro temas importantes dentro de esa misión.

¿Cuál es el primer tema?

Empujar el concepto de lo que es la innovación y la calidad de la educación, para tener las tecnologías más avanzadas que existen hoy en el mundo y dentro de eso promover con fuerza el emprendedurismo.

Estamos graduando en ambos campus, en el programa de maestría, alrededor de 250 estudiantes al año y sería interesante poderles dar un apoyo fuerte en el concepto de emprendedurismo, para que puedan formar sus empresas, crear empleos y ayudar al desarrollo de la región.

¿Cuál es la segunda tarea de importancia?

El otro tema importante será acercarnos a los 14,000 exalumnos. Ya tenemos una red importante y queremos acercarnos y fortalecerlo, porque ellos tienen una fuerza importante que nos puede ayudar a continuar en el crecimiento y desarrollo del Incae.

Incae tiene siete países miembros, es decir, los seis países centroamericanos, que incluye a Panamá y Ecuador. Pero tenemos exalumnos de todo el mundo.

¿Qué otro tema es importante para usted?

Incae ya tiene 46 años de estar operando en Nicaragua y más de 30 años de operar el campus en Costa Rica. Las exigencias de infraestructura del mundo moderno son diferentes y estamos mediante un proceso de renovación importante en ambos campos.

Precisamente acabamos de inaugurar las nuevas residencias, que se conocen como Bella Vista y La Cañada, donde tendremos 82 habitaciones nuevas para el programa de la maestría ejecutiva global, que consiste en una capacitación de una semana al mes.

Necesitamos tener las instalaciones acordes para poder competir con las universidades globales, con las cuales competimos.

¿Cuál es el último asunto que le interesa desarrollar dentro del Incae?

Incae tiene la imagen de prestigio de buena universidad, de un programa de negocio internacional y queremos fortalecerlo a nivel global, más allá de Centroamérica. Vamos a enfocarnos en mejorar todas las evaluaciones y todos los rankings que tenemos.

¿Incae continuará liderando los esfuerzos de integración centroamericana?

Incae se forma en 1964, a la llegada del presidente Kennedy, cuando los presidentes de la región estaban hablando sobre el mercado común centroamericano. Incae es un promotor de la integración económica centroamericana y nosotros hemos tenido mucha fuerza y mucha presencia en ayudar a que haya una mayor integración en los países, lo cual ayuda a que haya un mercado más grande y a crear empresas de mayor contenido y de mayor valor. Eso ayudaría a un mayor desarrollo económico de todos los países de la región.

Hoy regiré esta institución con paciencia, prudencia y perseverancia. Estoy seguro que con esta disposición y con el apoyo de ustedes, lograremos seguir influenciando positiva y enriquecedoramente el futuro del Incae”.  Enrique Bolaños Abaunza  director del Incae.

 

¿Cuál es la valoración que usted tiene del actual clima de negocios en el país?

Creo que este país está recibiendo inversión extranjera, y está creciendo entre 4 y 4.5 por ciento. Creemos que con más integración regional Nicaragua crecería más rápido, tanto como los otros países centroamericanos y obviamente el desarrollo de nuestros países empieza por el desarrollo económico.

¿Qué hace falta para fortalecer la integración?

Hay trabajo pendiente en los temas de logística, mercados comunes, uniones aduaneras, como aduanas comunes,  reglas de aprobación de productos similares, es decir que puedas importar algún producto a un país y pasarlo al otro. Hay una cantidad de cosas que pudieran ayudar a agilizar y simplificar toda la infraestructura que existe entre los países. Es un proceso que hay que hacerlo paso por paso.

Definitivamente hemos hecho estudios y vemos que los camiones que transitan por Centroamérica, creo que lo hacen a un promedio de 17 kilómetros por hora. Entonces imagínate la ineficiencia que eso causa y los costos que acarrea para la competencia y los consumidores. No es lo mismo tener un mercado de 5 millones de habitantes como es el de Nicaragua, que tener uno de 40 millones de personas como es toda Centroamérica.

¿Considera que tratados comerciales como el DR-Cafta han servido de algo para la región?

El Cafta fue un esfuerzo en conjunto negociado por todos los países centroamericanos en el 2005. Ya tenemos 10 años de haber negociado este acuerdo. Yo creo que el Cafta ha sido beneficioso para Nicaragua y la región en general, y lo seguirá siendo, pues mientras más oportunidades de exportar tiene la región y de tener acceso al mercado más grande del mundo, que es el mercado americano, nos ayuda como región, no solo a Nicaragua.

Incae, en el 2005, apoyó muy de cerca a todos los ministros de Comercio de todos los países centroamericanos en las negociaciones del Cafta con Estados Unidos.

¿Quién es?

Enrique Bolaños Abaunza

61 años.

Ingeniero graduado de la Universidad de Michigan y con una Maestría en Administración de Negocios de INCAE, que obtuvo en 1974.
Bolaños Abaunza fue --hasta su jubilación hace dos años-- CEO de Flexsys, la compañía internacional más grande en aditivos para caucho, con ventas de $700 millones al año y 16 fábricas en diversos países.