•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los productores nicaragüenses están preocupados por la falta de lluvias, razón por la cual la producción agrícola no arranca, lo que podría causar alzas en los precios de los alimentos.

“Mientras no se inicien las lluvias, no podemos hacer nada”, destacó Álvaro Fiallos, presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG).

Las precipitaciones comienzan de forma regular cerca del 20 de mayo de cada año, pero hasta ahora no se reportan lluvias importantes, sobre todo en el Pacífico del país.

Las autoridades han dicho que el retraso de las lluvias podría ser a causa del fenómeno de El Niño, que genera sequía para la mayoría de zonas productivas del país.

“Esto es preocupante, nos fuimos todo el mes de mayo sin lluvias, en todo el corredor seco y la zona del Pacífico no se han registrado importantes precipitaciones”, afirmó Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios (Upanic).

Healy al igual que Fiallos consideran que la falta de agua podría causar escasez y encarecimiento de algunos granos básicos como el maíz y el frijol.

“Este problema ya lo pasamos el año pasado cuando las precipitaciones se retrasaron hasta agosto”, explicó el presidente de Upanic. Ese año los gremios productores reportaron una pérdida superior al millón de quintales, tanto de arroz como de maíz, y 20,000 hectáreas de frijoles dejaron de ser cosechadas.

En el país se cultivan 440 mil manzanas de maíz, 320 mil manzanas de frijol, 59 mil manzanas de arroz de riego y 40 mil manzanas de arroz de secano, según datos del Censo Agropecuario.

Invertir en riego
Los dirigentes de los productores insisten en que la mejor medida que los productores pueden tomar para no ser afectados por los cambios climáticos es invertir en sistemas de riego.

“Si bien es cierto no está lloviendo, hay productores que si están sembrando, pero porque poseen sistemas de riego, los cañeros por ejemplo están sembrando utilizando riego, aunque en este mes ya debieron haber suspendido el riego, pero aún se está utilizando aunque se eleven los costos”, manisfestó el presidente de Upanic.

Healy indicó que también existen productores de granos básicos que están sembrando con sistemas de riego, pero es una mínima cantidad.

La falta de lluvias es un serio problema que enfrentan los productores agrícolas de Nicaragua donde solamente el 4% de las fincas cuentan con sistemas de riego.

“Hay que invertir en riego para mitigar los efectos de la sequía, nosotros hemos estado hablando con los bancos para ver de qué manera se financian algunos proyectos de riego para los productores”, precisó el dirigente de Upanic.

La agricultura representa el 18% del PIB de Nicaragua, que el año pasado alcanzó los US$11,805.6 millones, según datos oficiales.

 

  • Los productos que están siendo más afectados por la falta de lluvias son los granos básicos y los vegetales, así como el ganado que resiente la falta de pasto.