Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

Un total de 38 personas fueron detenidas en la delegación de la Policía del Distrito Cuatro de Managua por orinarse en la vía pública, luego de las borracheras de las fiestas de Navidad, lo que está tipificado en el Código Penal como faltas a la moral y a las buenas costumbres.

El comisionado Edgard Sánchez, Segundo Jefe del Distrito Cuatro de Policía, dijo que de los 38 “meones” detenidos, sólo dos permanecían arrestados ayer, quienes saldrían libres en las próximas horas.

Indicó que el operativo lo realizaron en la Colonia Managua, barrio “Enrique Schmidt”, Ciudad Jardín, y el sector de los barrios María Auxiliadora y Larreynaga.

El jefe policial explicó que el operativo realizado no fue tanto para aplicar las sanciones incluidas en el nuevo Código Penal, sino más bien como una “labor profiláctica” (de higiene), ante las quejas de las personas contra los borrachos que se orinan en la calle y molestan a las personas.


Muchas denuncias
Afirmó que después de las fiestas, queda el montón de borrachos en las calles, los que hostigan a las mujeres, les dicen vulgaridades y se orinan en plena vía pública, y la gente llama a las autoridades policiales para denunciar esta situación. De hecho, en casi todas las ciudades del país los “picados” hacen de las suyas, pero las autoridades locales no ejecutan ninguna acción como la desplegada por la Policía del Distrito Cuatro.

El comisionado Sánchez añadió que continuarán realizando estos operativos en los días festivos, para ir quitando esta mala costumbre entre muchos hombres, quienes deciden orinar en la vía pública con frecuencia, y sobre todo cuando están borrachos.

Los detenidos se salvaron de una serie de sanciones que establece el Código Penal que entró en vigencia a mediados de año, y que en un paquete de 52 faltas a la moral y a las buenas costumbres, incluye el orinar en la vía pública.

Las sanciones que establece el Código van de 10 a 30 días de salario si el infractor está empleado, y si es desempleado pagará su falta con trabajo comunitario por 10 a 30 jornadas de dos horas diarias.

Entre esas faltas también se incluyen las bromas indecorosas, acoso telefónico, pleitos domésticos escandalosos, actos sexuales en público, botar basura en las calles y crueldad contra los animales, entre otros.

El jefe policial señaló que los familiares de los detenidos llegaron a pedir la libertad de los mismos, a quienes por esta vez no se les aplicó ningún tipo de sanción por las faltas cometidas.