•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las cuatro valoraciones psiquiátricas practicadas a Nahum Bravo Tórrez, acusado de planificar y ejecutar el triple asesinato del barrio Los Ángeles, concluyen que este “no presenta alteración de su voluntad y conciencia”.  

En el informe número 6623-15-6 de Psiquiatría Forense, del Instituto de Medicina Legal (IML), deja botada la coartada del defensor de Nahum, quien alega demencia con el propósito de que sea eximido penalmente.

El mismo parte médico refiere que el acusado de asesinato en perjuicio de su padre, Santos Bravo Gómez; su hermana paterna, Lucía Bravo Murillo; y su madrastra, Rosibel  Murillo,  únicamente requiere de atención médica externa de psiquiatría en un hospital del Ministerio de Salud.

De acuerdo con el dictamen firmado por el psiquiatra forense Edgard Salinas, al ser entrevistado Nahum no presentó ideas delirantes y refirió que planificó y ejecutó el triple crimen “por odio”.

Idea suicida
En la entrevista brindada al psiquiatra forense, Nahum confesó que ha pensado en matarse y que sueña que tiene una pistola y quiere dispararse, pero que alguien se la quita por detrás.

“Cuando duerme (Nahum Bravo) sueña con la muerte”, refiere el informe médico remitido al juez Cuarto Distrito Penal de Juicio de la capital, Carlos Silva Pedroza.

Durante la entrevista con Nahum, el forense detectó que le gusta arrancarse las pestañas. Nubia Torrez, madre del acusado, ya había dicho en el IML que su hijo disfruta del dolor que le causa esa acción.

Paternidad prolifera
El informe médico, que rola en el expediente 006337-ORM4/ 2015, revela que Nahum se convirtió en padre a los 15 años. Actualmente, con 20 años de edad, ha procreado seis niños con tres diferentes damas.

Nahum también dijo al forense que él siempre anheló que sus padres estuvieran juntos, pero que nunca pudo lograrlo.

Además, aseguró  haber  sido maltratado por su hermana materna, Lucía Bravo, y su madrastra, Rosibel Murillo, dos de las tres víctimas del triple crimen. Ese es otro aspecto al que hizo referencia su mamá, Nubia Tórrez.

Pero lo expresado por Nahum y su mamá fue desmentido el pasado viernes por Abner Bravo Cruz, hijo del primer matrimonio de Santos Bravo, quien dijo estar sorprendido por  el triple crimen “porque Rosibel Murillo cuidó de todos como si fueran sus hijos”.  

Atraído por la violencia
La mamá de Nahum, al ser abordada por el psiquiatra forense, reveló que desde niño le gustaron las películas de acción, violencia y exorcismo.

“Nahum guardaba películas de historia de capos”, agregó la señora, quien culpa a Lucía Bravo y Rosibel Murillo del odio que su hijo fue acumulando y que desencadenó el triple crimen.

Hoy a partir de la 1:00 p.m. continuará el juicio en el Juzgado Cuarto Distrito Penal de Juicio de la capital, donde Nahum Bravo es acusado por el triple asesinato.

  • 4 entrevistas realizó Psiquiatría Forense del Instituto de Medicina Legal a Nahum Bravo.