•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un relato frío y pormenorizado de cómo planificó y ejecutó el triple asesinato de su padre, su hermana materna, y su madrastra brindó Nahum Bravo ante el juez Cuarto Distrito Penal de Juicio de la Capital Carlos Silva Pedroza, delante de quien se declaró culpable.

Nahum Bravo reveló que su papá murió estrangulado con una brida, porque él no permitió que el acusado Jairo Josué Hugarte,  alias “el pelón”, le siguiera dando de batazos en la cabeza.

En otra parte del relato, el asesino confeso narró al juez que su madrastra, Rosibel Murillo, antes de morir le pidió perdón por el supuesto maltrato que le dio cuando él era niño.

Tras la admisión de hechos por el acusado, el juez Silva recalificó la acusación declarándolo culpable de los delitos de parricidio en perjuicio de su papá Santos Bravo y su hermana Leticia Lucía Bravo Murillo, además de asesinato en perjuicio de Rosibel Murillo, quien era su madrastra. Asimismo lo declaró culpable por el ilícito de robo agravado en perjuicio de su padre.

La pena

La fiscal Auxiliar Kruchesca Durán pidió 25 años por cada uno de los parricidios, para un total de 50 años, más 30 por asesinato y 7 por robo agravado para un total de 87 años.

Por su parte, el abogado defensor Heriberto Sandoval solicitó al juez Silva que le ponga la pena mínima por cada delito tomando en cuenta como atenuante el hecho de que se declaró culpable y que no poseía antecedentes.

Sandoval pidió que su defendido sea castigado con 20 años por cada parricidio e igual pena por el asesinato, y cuatro años por el robo agravado, para un total de 64.