•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nahum Bravo Tórrez le tapó los ojos a su padre para que no viera cuando lo asesinaban. Su hermana le sirvió una galleta minutos antes de que la sujetara del cuello para que su compinche la apuñalara múltiples veces, y escuchó las últimas palabras de su madrastra tirada en medio de un charco de sangre. Supuestamente le pidió perdón.

Frío, ansioso y sin muestras de arrepentimiento, Nahum narró con lujo de detalles cómo planificó y ejecutó el triple asesinato contra su padre, su hermana paterna y su madrastra, el pasado 26 de marzo en el barrio Los Ángeles, de Managua, con la ayuda de Jairo Josué Ugarte, alias “El Pelón”.

[Perfil: Nahum, el joven amante de las series narcos]

Una de las revelaciones hechas por Nahum fue que solo le permitió a Ugarte --condenado a 71 años y seis meses de prisión por los mismos hechos-- darle un batazo en la cabeza a su padre, Santos Bravo Gómez.

Dijo que “sentía dolor” por su progenitor, y por eso para terminar con su vida decidieron asfixiarlo poniéndole bridas en el cuello y para que no viera le pusieron una toalla en el rostro provocando gestos de horror entre quienes presenciaron la admisión de culpabilidad.

Madrastra   

Nahum aseguró ante el juez que su madrastra, Rosibel Murillo, antes de morir sobre un charco de sangre le pidió perdón por el supuesto maltrato que le habría dado en su infancia.

  • El juicio para los otros tres acusados de participar en el triple crimen, en calidad de encubridores, continuará mañana jueves a partir de las 2:00 de la tarde.

“Amor perdóname por todo lo malo que les he hecho en la vida”, aseguró que fueron las últimas palabras de su madrastra antes de que Ugarte la rematara dándole golpes en la cabeza con un tubo.

Seguidamente Nahum relató que el primer cadáver que lanzaron a la fosa fue el de Murillo, después el de su hermana y por último el cuerpo sin vida de su padre.

También expresó que consumado los tres crímenes esperaron que anocheciera para echar los cadáveres en la fosa, la que taparon con periódicos, ropa de las víctimas y luego con arena.

[Todo sobre el caso de triple asesinato]

Recalifican hechos

Después de la admisión de hechos, el juez Silva recalificó la acusación declarando a Nahum culpable de asesinato en perjuicio de su madrastra, Rosibel Murillo, y parricidio contra su padre, Santos Bravo, y su hermana Lucía Bravo Murillo, además de robo agravado.

Acto seguido la fiscal auxiliar Kruchesca Durán solicitó que Nahum sea castigado con 50 años de prisión por los dos parricidios, 30 por asesinato y 7 por robo agravado.

Por su parte, la acusadora particular adherida, Vilma Ampié, pidió 101 años de encierro en la cárcel para Nahum, alegando que este cometió robo agravado en perjuicio de cada una de las víctimas.

Mientras que su abogado defensor, Heriberto Sandoval, solicitó que su representado reciba la pena mínima por cada delito cometido, lo que totalizaría 84 años de cárcel.

[Relacionada: Nahum “sueña con la muerte”]

Al final de la audiencia de debate de pena, Nahum Bravo pidió perdón a su familia y a los otros procesados por el triple asesinato, repitiendo que los mantuvo engañados hasta que la Policía lo capturó junto a su pareja Orquídea Orozco.

La lectura de sentencia condenatoria para Nahum Bravo se realizará el próximo 12 de junio a las 1:00 p.m.