•  |
  •  |

No fue un día común y corriente para los habitantes y autoridades de los municipios de Muy Muy y Matiguás, departamento de Matagalpa. El 2 de junio se trató de una fecha histórica por todos ellos, pues marca el inicio de la construcción de lo que será el puente Paso Real.

La obra, cuya construcción será posible gracias a la cooperación del gobierno japonés, a través de la Agencia de Cooperación Internacional (Jica), representa una infraestructura clave para conectar al Caribe Norte con el Pacífico de Nicaragua.

El impacto

Según el titular del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), Pablo Fernando Martínez, por esta zona transitan aproximadamente 1,500 vehículos diariamente, en su gran mayoría de transporte de carga y de pasajeros.

Recordó que en 1998, cuando el huracán Mitch pasó por Nicaragua, el puente fue totalmente destruido por las corrientes y en su lugar se instaló en las inmediaciones un puente provisional.

Ver infografía

Sin embargo Martínez refirió que dicha edificación ha estado utilizándose por los últimos 16 años.

“Esta zona es altamente productiva, con una vocación meramente agropecuaria, aquí se cultivan granos básicos, ganado y cacao, entre otros productos”, mencionó Boanerges Mendoza Ruiz, alcalde del municipio de Matiguás.

El IV Censo Nacional Agropecuario indica que Matagalpa tiene 380,574 cabezas de ganado, mientras que el Caribe Norte registra 466,263.
Por su parte, Reyna Isabel Ortega, alcaldesa de Muy Muy, destacó que el proyecto de construcción del puente incidirá directamente en la mejora de las condiciones no solo comerciales, sino también en la calidad de vida de los habitantes de los municipios cercanos a la infraestructura.

“El puente tendrá un gran impacto no solo para nuestros municipios: Muy Muy, Matiguás, San Ramón; sino para Nicaragua entera, especialmente (para los) productores, comerciantes, que transitan por esta zona”, dijo Ortega.

Vía láctea
La ruta, en la que se ha decidido establecer esta construcción, conecta de manera terrestre los municipios de Boaco, Muy Muy, Matiguás y Río Blanco en el Pacífico, y es el punto de inicio para ingresar al Caribe Norte de Nicaragua.

Este nuevo puente servirá como una vía de comunicación pasando por el Río Grande de Matagalpa, y permitirá impulsar el comercio en lo que se conoce como la “Vía Láctea”, la cual comprende varios municipios productores de leche y otros productos agropecuarios.

Marcos Rodríguez, presidente de la cooperativa Nicacentro, de Matiguás (Matagalpa) precisó que en Muy Muy, Matiguás, Río Blanco, Mulukukú y Paiwas hay unas 10 cooperativas lecheras que producen 200,000 litros de leche por día.

“Si vos vas de Managua a esa zona, pasás Muy Muy y llegás al puente, que sirve para cruzar el Río Grande de Matagalpa, y de allí en adelante están los municipios de Matiguás, Río Blanco, Paiwas, y más adelante hay producción de leche, pero no se acopia formalmente”, dijo.

José  Dolores Ordeñana, uno de los más de 300 productores ganaderos que habitan en Muy Muy, dijo que la construcción de este puente permitirá generar dinamismo en la zona desde el punto de vista comercial.

“De aquí sale una buena parte del ganado que se vende a la industria, se produce mucha leche, también granos básicos y creo que con la construcción de este puente se podrá acelerar la salida de este tipo de productos y que lo logrado por las ventas regresen al beneficio para la zona”, mencionó Ordeñana.

Apoyo constante

En tanto, Yasushi Ando, embajador de Japón en Nicaragua, destacó que la cooperación técnica y económica de este país pretende contribuir a mejorar el nivel de vida de las personas del país.

“En este sentido la construcción de infraestructura es más importante, así lo han dicho las autoridades nacionales, son necesarias para las personas”, dijo Ando.

El diplomático mencionó que como parte de la cooperación en el desarrollo vial del país desde 1991, la nación asiática ha apoyado la construcción previa de 23 puentes y con la edificación de lo que será el puente Paso Real se alcanzarán 24 puentes fabricados en Nicaragua gracias a la cooperación japonesa.

En tanto, durante la ceremonia de colocación de la primera piedra del puente, el vicepresidente de la República, Omar Halleslevens, destacó el hecho de que esta obra representa un gran pilar que aportará al desarrollo económico y social del país.

Especificaciones

El puente, que estará construido en los primeros meses del año 2017, tiene un diseño que establece 170 metros de longitud y un ancho de 9.90 metros, y tendrá dos carriles en cada sentido para el tránsito vehicular, principalmente transporte de carga.

La obra tendrá un costo que oscilará entre los US$11 millones y los US$13 millones, los cuales se enmarcan en el esquema de Cooperación Financiera No Reembolsable (CFNR) del gobierno japonés con Nicaragua.

La edificación del puente estará a cargo de la empresa Hazama Ando, la misma que construyó el puente Santa Fe en el sur del país.
La superestructura del puente será de armadura de acero y contará con una subestructura de pilar tipo pared de hormigón, según detallan las especificaciones técnicas del proyecto.

21 meses durará la edificación del puente Paso Real, el cual costará entre 11 millones y 13 millones de dólares.

Proyecto para rehabilitar puentes

Iniciativa • Pablo Fernando Martínez, titular del MTI, declaró que la demanda de puentes es una constante en Nicaragua.

En este sentido, el ministro señaló que en los años 60 se ejecutó un proyecto llamado CAMA 8, el cual contempló la construcción de varios puentes en los municipios de Camoapa, Boaco y Matagalpa.

“Estos puentes son de un solo carril. Hoy ya las carreteras están adoquinadas y realmente ya representan un peligro. Para el próximo año con fondos del tesoro y un proyecto que vamos a someter a los cooperantes, esperamos rehabilitar una buena cantidad de puentes en Nicaragua”, señaló Martínez.

El ministro afirmó que cerca de 100 serían los puentes incluidos en el proyecto, el cual se implementaría en un lapso de cinco años.
Boaco-Camoapa, Comalapa-Esquipulas y a lo interno de Matagalpa, Siuna, Jinotega y Estelí serían las zonas donde se rehabilitarían los puentes, acotó Martínez.

La construcción de caminos productivos permite que el hombre o la mujer pueda trasladarse en las diferentes gestiones de su vida diaria”.  Omar Halleslevens, vicepresidente de Nicaragua.