•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Gente caminando por las calles con el agua hasta la cintura, autos arrastrados por las corrientes, adoquines arrancados, 7 hospitales con daños y 2,050 viviendas anegadas en 53 barrios, afectando a 10,250 personas, es el saldo que dejaron las dos horas de lluvia la noche del martes en Managua, según un informe presentado ayer por la portavoz del Gobierno, Rosario Murillo.

Según Murillo, las dos horas de lluvia del martes equivalen a lo que debió caer en todo mayo.

La Avenida Bolívar, así como los sitios turísticos Puerto Salvador Allende y Paseo Xolotlán (reciben a casi 100,000 visitantes al mes), también resultaron afectados.

El aguacero inclusive alcanzó la residencia del presidente Daniel Ortega, en la que “tuvimos agua hasta la pantorrilla, así que nosotros sabemos cómo se sienten las familias cuando el agua llega al tobillo y estuvimos sacando agua con escobas y baldes”, comentó  ayer Murillo.

Detalló que los distritos de la capital que resultaron con mayores afectaciones fueron el 1 y 2, y 60 de las Casas Para el Pueblo. En algunos puntos de este sector el agua alcanzó 1.5 metros. Los afectados fueron trasladados al gimnasio de Telcor.

LOS HOSPITALES
Según la lista que dio la vocería del Gobierno, los hospitales afectados fueron el Lenin Fonseca (totalmente inundado); Bertha Calderón (daños en los canales y filtraciones de agua); Alemán Nicaragüense (filtraciones en paredes); Manolo Morales (consulta externa, ruta crítica y sistema eléctrico, porque las aguas negras salieron por los servicios higiénicos); “La Mascota” (inundaciones en emergencia, laboratorio y admisión); y Solidaridad (emergencia y labor y parto).

En el hospital José Dolores Fletes los pabellones se inundaron y en el centro de salud Francisco Morazán, en el Distrito Tres, se anegaron las salas de emergencia, farmacia y consulta externa.

EL ORIENTAL
Por otro lado, el populoso mercado Oriental tuvo afectaciones en prácticamente todas sus calles, pero sobre todo en la zona de El Novillo y Gancho de Caminos, donde convergen tres diferentes corrientes que provocaron daños en algunos tramos y pérdidas para los comerciantes.

“Perdí cerca de 15 mil córdobas, la gran mayoría en cámaras digitales y videograbadoras, algunos celulares también”, refirió José Leonel Álvarez.

LLAMADO DE INETER
Dado que la onda tropical que provocó las últimas lluvias torrenciales estaba prevista para entrar al país el miércoles, pero desde el martes hubo un aguacero, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) llamó a la población a tomar medidas de precaución ante futuras precipitaciones.

Marcio Baca, director de Meteorología del Ineter, alertó que las corrientes de agua pueden formarse muy rápido y tienen un gran poder de arrastre, por lo que durante las lluvias lo mejor es permanecer en sus casas, no acercarse a cauces y, en el caso que esté manejando, parquearse en un lugar seguro hasta que cesen.

Baca informó que las lluvias de la noche del martes y la madrugada del miércoles se presentaron, principalmente, en el Pacífico del país, pero también en el Norte y Centro.

ORIGEN DE INUNDACIONES
“Particularmente la ciudad de Managua registró abundante lluvia que duró entre dos y tres horas y los acumulados fueron variados a lo largo de la ciudad, pero bastante altos, desde los 45 y 50 milímetros en el Distrito VI, en Sábana Grande particularmente, hasta acumulados tan importantes como el de Tiscapa, de 206 milímetros”, precisó.

Baca explicó que las lluvias en las partes altas de la capital, como Las Colinas, tuvieron acumulados de hasta 120 milímetros, lo cual influyó en las serias inundaciones que se registraron en las partes bajas.

“Esto fue lo que provocó que los cauces perdieran muy rápidamente su capacidad de almacenamiento de agua y con ello las inundaciones que tuvimos el día de ayer (martes) y que en algunos sectores fue bastante importante”, subrayó.