•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aproximadamente un año o dos podría estar cerrado al público el Museo Sitio Huellas de Acahualinca, mientras el Instituto Nicaragüense de Cultura y la Dirección de Patrimonio Histórico de la Alcaldía de Managua reconstruyen el local, porque las lluvias del martes provocaron el  desplome de  12 metros del  muro sur-norte que protegía la Fosa 1, donde habían 100 pisadas que quedaron enterradas bajo lodo y cemento.

Clemente Guido, director de patrimonio cultural de la Alcaldía capitalina, dijo a AFP que el Gobierno solicitará ayuda a la Unesco para recuperar las huellas con una nueva excavación, que se estima costará unos US$300 mil.

Agregó que los trabajos podrían tomar “un par de años”.

“Los suelos se saturaron de agua y colapsó la pared completamente, cayendo todo sobre las evidencias arqueológicas, pero estamos haciendo un trabajo bastante rápido en cuanto a conservación y creemos que no tenemos mayores daños”, explicó el arqueólogo Humberto León.

Con cuidado
La rehabilitación, estimó León,  podría tardar entre  seis meses o un año, porque aparte del muro de la Fosa 1, el techo también colapsó, además hay que reestructurar  el sistema de desagüe del museo.

Indicó que actualmente solo están quitando el material pesado, “luego vamos a usar el mejor método para no impactar las huellas”, no obstante cree que el  lodo pudo haber amortiguado el golpe y protegido de daños las pisadas, que datan de hace 4,000 años.

Historia
Las huellas que están en la Fosa 1 fueron descubiertas en 1941 por el arqueólogo extranjero Francis Richardson, quien determinó que las mismas correspondían a  hombres, mujeres, niños y animales que probablemente huían de un cataclismo, señaló el  arqueólogo Jorge Espinoza Estrada, director del Instituto Nicaragüense de Antropología e Historia (INAH).

Espinoza, quien  descubrió en 1977 las 625 huellas que están en la Fosa 2, las que no sufrieron daño alguno por la lluvia del martes pasado, recordó que cuando se dio el huracán Mitch, en 1998, hubo que limpiar las huellas porque la humedad puede agrietar el estrato y dañarlas.