Leyla Jarquín
  •  |
  •  |

A sus siete años, Said Antonio Sandino Martínez disfruta mucho la lectura y las entrevistas. Con facilidad cuenta cuáles son sus libros favoritos, por qué es importante leer y su experiencia el año pasado en la campaña nacional de lectura “Vamos a leer, leer es divertido”, que busca promover este hábito en niños y niñas de primer grado de escuelas urbanas y rurales.

Para Said Antonio, quien ya está en segundo grado en el colegio República de Venezuela, en Managua, todas las personas deben leer porque así pueden aprender muchas cosas. En cuanto a su participación el año pasado en la campaña “Vamos a leer, leer es divertido”, que en este 2015 espera cubrir a 12,000 niños y niñas de primer grado de escuelas urbanas y rurales de 56 municipios del país, el pequeño Said narra que aunque fue un poco triste quedar en segundo lugar, pero que se sintió satisfecho por haber competido.

Y es que desde el 2010, una coalición de organizaciones civiles trabaja a favor de la lectura en todo el país, por lo que impulsan diversas actividades para promover dicho hábito.

La actividad central es que a los estudiantes se le mide la compresión lectora a través de una prueba especializada y los que obtienen mejores resultados participan en concursos municipales, de los cuales se seleccionan a los más destacados para que en el mes de octubre participen en el Concurso Nacional de Lectura.

Dificultades
De acuerdo la especialista en educación inicial, Vanessa Castro, al final del primer grado los niños y niñas deben leer 35 palabras por minuto, mientras que al final de segundo, tercero y cuarto grado deben leer 60, 80 y 120 palabras por minuto, respectivamente. En quinto y sexto grado, explicó, la lectura es más para adquirir nuevos conocimientos.

Castro señaló que uno de los principales obstáculos para la promoción de la lectura es la falta de libros, pues aunque regalan paquetes a las escuelas beneficiadas, no es suficiente.

Otro problema,  según Castro, es que una buena parte de los docentes de primer grado no saben cómo enseñar a leer, pues dijo que, antes que todo, enseñar esta habilidad es una ciencia.