Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Por medio de familiares en Estados Unidos operaba la banda que traficaba con niños, y que desarticulada por la Policía Nacional el pasado ocho de diciembre. Todos sus miembros fueron fulminados con prisión preventiva decretada por la Juez Segundo Penal de Audiencia de Managua.

Según la Policía, los detenidos --Sonia Celeste Magaña Arriaza, Marlon Iván Cornejo Soza, José Bladimir Perla Granados y Mario Manfredo Monterroso Ruiz-- cobraban siete mil dólares por el trámite del viaje de cada persona, recibían el 50 ciento para los trámites, y cuando llegaban a Estados Unidos recibían el restante.

El jefe de la División de Relaciones Públicas, comisionado mayor Alonso Sevilla, dijo que a través de familiares en los EU contactaban a los ahora detenidos para que tramitaran los documentos; y luego que los tenían listos, realizaban el viaje en una Van negra, placas P 34-042, hacia Nicaragua, donde hospedaban a las víctimas en el Hotel Agualcas, que se ubica del Distrito Seis de Policía, 50 metros al Sur.


Químicos y láser
“Les tramitan cédula y pasaporte guatemalteco. Roban pasaportes con visa americana, luego lavan con químico la visa, y montan con impresora láser los datos de la persona que pretenden sacar hacia EU”, indicó.

La ruta que utilizaban era Managua-Atlanta, debido a que es un lugar donde es más fácil violar los controles de seguridad por la falta de tecnología para el chequeo de las visas.

La operación policial contra traficantes de menores se realizó en el Aeropuerto Internacional el pasado ocho de diciembre, a eso de las doce del día, cuando se presentó al mostrador de la línea aérea Delta, del Aeropuerto Internacional “Augusto C. Sandino”, Mario Manfredo Monterroso Ruiz, de nacionalidad guatemalteca, quien se hacía acompañar de una niña 12 años, de otra de siete, y de la señora Karla Ninoska Moreno Núñez, tía de una de las menores.

Los boletos de avión de ambas niñas fueron comprados a través de internet, haciendo uso de tarjeta de crédito con la terminal 1594/06-09, a nombre de Carlos Sánchez, y Mario Manfredo Monterroso Ruiz, quien efectuó el pago del cargo por menor sin acompañante para las dos niñas, ya que viajarían solas hasta los Estados Unidos, presentando pasaportes guatemaltecos con visas americanas.


Tía se enredó
Al hacer las preguntas para el llenado del formato de registro de información de los clientes, la señora Karla Moreno Núñez, quien dijo ser la responsable de ambas niñas, desconocía la información, y por lo tanto no respondió a las preguntas que se le efectuaron, y fue Monterroso quien le orientó lo que debía contestar.

La Policía constató que había irregularidades en el viaje de las dos menores, y a la vez se relacionó a Mario Monterroso Ruiz con otros dos niños que salieron del aeropuerto con destino a Estados Unidos en fechas anteriores.

En ambos casos, Mario Monterroso se presentó al mostrador de la línea aérea, veinte minutos antes de que empezara el abordaje del vuelo, y en ese instante procedió a comprar el boleto del avión a nombre de los menores, en efectivo, y pagó el cargo de menor sin acompañante.

El caso de los otros dos menores se produjo el 17 de noviembre, y tampoco lograron ser sacados del país.

Durante la investigación, la Policía logró conocer que el siete de diciembre del corriente, ingresaron a Nicaragua vía terrestre, por el puesto fronterizo de El Guasaule, los ciudadanos: Mario Manfredo Monterroso Ruiz, guatemalteco; José Bladimir Perla Granados, salvadoreño; Marlon Iván Cornejo Sosa, salvadoreño, y Sonia Celeste Magaña Arriaza, guatemalteca, quienes se movilizaban en dos vehículos, la Van negra y una camioneta blanca, donde venía un grupo de personas de nacionalidades salvadoreñas y hondureñas.

Según sus entrevistas, ingresaron al país con el fin de salir desde Nicaragua con destino a Estados Unidos, pensando que era más fácil, aun con pasaportes guatemaltecos que tenían visas americanas.

Las visas americanas impresas en los pasaportes guatemaltecos, sometidas a análisis, resultaron ser no legítimas y no válidas, se determinó que el folio de la visa (papel de visa) había sido lavado y se le había reimpreso una nueva información.

Los niños y adolescentes que iban a ser trasladados a Estados Unidos, se encuentran en un albergue de acogida temporal de MiFamilia.