•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
En medio de la consternación de familiares y amigos, fue sepultada la mañana del domingo último en el cementerio de esta ciudad, la ciudadana Julia Bertha Laínez Espinales, de 46 años, quien falleció tras convulsionar en el aeropuerto de Zaragoza, España.

Laínez Espinales, originaria del reparto 12 de Septiembre de Chinandega, trabajaba desde hace seis años en una casa de esa ciudad española, donde había conseguido residencia legal, y ayudaba económicamente a sus familiares.

De acuerdo con versiones de varios familiares, doña Julia Bertha vino por primera vez en 2004 a su ciudad natal y por segunda ocasión el 13 de noviembre de 2008. Una adolescente, hija de la fallecida, no dio detalles del deceso de su progenitora, cuya fotografía observaba con ternura.

Cristina Laínez Espinales dijo a un noticiero local que su hermana abordó un avión que la condujo hacia Madrid, luego a Zaragoza, y en la terminal área de esa ciudad, convulsionó varias veces, por lo que fue remitida en una ambulancia al Hospital “Miguel Cervez”, donde falleció tres días después.

Cristina, quien también trabajaba en Zaragoza, familiares, amigos y patrones de su hermana realizaron ingentes gestiones con el Ministerio de Relaciones Exteriores, de Justicia y el Colegio de Médicos de esa ciudad para repatriar el cadáver, que estuvo 72 horas en la morgue del hospital, y dos días después, personal de una funeraria retiró el cuerpo.

“La noticia del deceso sorprendió a nuestra familia debido a que Julia Bertha no tenía padecimientos cardiacos o hipertensión arterial, aunque antes de retornar a España confesó que sentía malestares en la pantorrilla”, dijo Cristina.

El cuerpo llegó completo, no incinerado, la madrugada del sábado 27 de diciembre en un avión de la línea Iberia, vía Miami-San José-Managua, y en un carro fúnebre a Chinandega.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus