Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Costa Rica

El médico costarricense, Carlos Esquivel, informó que Yurelia y Fiorella, las siamesas separadas con éxito, el pasado 12 de noviembre, podrían abandonar el Hospital Infantil Lucile Packard debido a que se encuentran muy bien de salud.

En un correo enviado a EL NUEVO DIARIO, el galeno agradeció la entrevista publicada por este rotativo (edición 8 de diciembre), e indicó: “Las gemelas se ven muy bien. Los planes son que se les va a dar de alta esta semana”.

A la par de esa buena noticia, los padres de las niñas solicitaron ayuda de la sede diplomática de Nicaragua en Costa Rica para que una de sus hijas, Cynthia Francisca López Arias, viaje a California a fin de que ayude con el cuido de las hermanitas.

Aunque a las niñas les den de alta del centro asistencial, todavía deberán quedarse un tiempo prudencial para chequeos médicos y fisioterapia, por ello la mamá ha mencionado que es probable que la Navidad la pasen en el albergue Ronald McDonalds, en esa ciudad.


Se queja de Embajada nica
María Elizabeth Arias (mamá de las niñas) ha mostrado cierto malestar hacia los funcionarios de la Embajada de Nicaragua en Costa Rica, porque estima que no ha recibido el apoyo esperado por parte de la sede, sin embargo, el embajador Harold Rivas Reyes explicó lo contrario.

El funcionario indicó que a ella se le ha dado apoyo de acuerdo con el presupuesto que tiene la Embajada, y que cuando iba a realizar el viaje a Estados Unidos (julio pasado), se le gestionó los boletos aéreos y se le hizo una carta a la Embajada norteamericana para sus visas.

“Lo que sucedió es que una fundación le ayudó de igual forma y nuestras gestiones no las usó, pero dimo ayuda económica a su papá (José Luis Rocha). Estamos trabajando con unos empresarios que es posible den ayuda para cuando retornen”, expuso Rivas.

Señaló que sólo poseen un fondo mensual de menos de 150 dólares de ayuda social a los connacionales y con ello tratan de dar respuestas a decenas de casos que necesitan apoyo.

“Vamos a facilitarle pasaporte a su hija (Cynthia) para que se traslade donde su mamá, y cuando vengan veremos cómo les apoyamos, porque recordá que el proceso de recuperación es largo. Cuando vengan las necesidades serán diferentes”, justificó el embajador Rivas.

Las hermanas Yurelia y Fiorella han mostrado una recuperación sin complicaciones después que fueron separadas y sometidas a una cirugía reconstructiva del tórax. En el caso de Yurelia, se le corrigió a los dos días de la operación principal una afectación congénita cardiaca.