Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Bajas ventas y poca afluencia de compradores es lo que se observa en los mercados Oriental y Roberto Huembes, donde a punto de culminar el año los comerciantes se muestran preocupados por las disminución en las ventas de productos necesarios para cocinar la cena de fin de año.

Blanca Rosa Pérez, comerciante de gallinas del Mercado Oriental, asegura que en comparación con años anteriores, las ventas han sido menores, a pesar de que los precios de este animal de corral se han mantenido.

Asimismo, indica que como la economía esta “pésima” lo que hizo fue invertir menos dinero. Por su parte, Kathya Ortega, quien también comercia esta ave, expresó: “Compradores siempre hay, lo que no hay es trabajo, por lo que este año no vamos a tener muchas ganancias”.

En dicho centro de compras los precios de las gallinas oscilan entre 40 y 140 córdobas, mientras que en el Huembes, el precio general para el consumidor es de 150 córdobas, siendo la más barata la gallina blanca y las más cara la gallina colorada.

Precios de verduras varían
Con respecto a las verduras, los costos varían; la papa, la zanahoria y el chayote registraron alzas luego del 24 de diciembre, es decir, la zanahoria que antes se ofertaba a tres por diez ahora está a tres por veinte; el mismo precio tiene el chayote, en cambio, la papa aumentó tres córdobas por libra, antes se daba a nueve y ahora cuesta 12 córdobas.

Alejandro Guerrero, comerciante de verduras del Mercado Roberto Huembes, indicó que el único perecedero que ha bajado de precio es el tomate, ya que antes la docena se vendía en 30 córdobas y ahora tiene un precio de 25; lo contrario sucede en el Oriental donde el tomate se vende por baldes y los precios oscilan entre 40 y 80 córdobas.

Más dinero para las compras
“Qué le vamos hacer, hay que comprar lo que se puede”, expresó Jacqueline Ortiz, quien realizaba sus compras para elaborar la popular cena de fin de año en el Mercado Oriental, y quien demostró tristeza, pues con los 600 córdobas que destinó no alcanzó a comprar todo lo que tenía en mente. “El año pasado comimos bastante, pero como somos una familia grande, este año lo que haré es darles menos”, concluyó.

Aún queda una esperanza en los comerciantes de estos productos, quienes esperan que con las compras de último momento se eleven sus ventas y logren rescatar lo que invirtieron, por lo que van a sacar cuentas hasta la noche de este 31 de diciembre.