EFE
  •  |
  •  |

Colombia entrará "con un camino despejado" en la defensa de su soberanía sobre las áreas y territorios en el mar Caribe que Nicaragua podrá reclamar en virtud del fallo emitido el jueves por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), dijo el agente de este país andino ante el tribunal de La Haya, Julio Londoño.

El también ex canciller y embajador en Cuba explicó que, para el Ejecutivo en Bogotá el camino se despejó con la decisión de la CIJ de aceptar que no es competente para revisar la posesión colombiana de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y anular el tratado de delimitación suscrito en 1928.

La CIJ anunció en La Haya que no tiene competencia sobre la soberanía colombiana en esos territorios de ultramar, pero se declaró con jurisdicción para delimitar el límite marítimo de ambos países.

En entredicho

La decisión implica que queda en entredicho la posesión colombiana de los cayos de Roncador, Quitasueño y Serrana, que están entre la quincena de islas e islotes del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, uno de los 32 departamentos de este país y distante unos 1.700 kilómetros al norte de Bogotá.

Con este fallo, la CIJ respondió a las excepciones preliminares sobre su competencia entregadas por Colombia en la demanda limítrofe presentada en 2001 en La Haya por Nicaragua, que reclama como suyos más de 50 mil kilómetros cuadrados en el Caribe.

Ahora, "se definirá cuándo Colombia podrá presentar su 'contramemoria' (respuesta a la memoria de Nicaragua), sus alegatos, porque no los ha presentado", dijo Londoño en declaraciones telefónicas desde La Haya a radios de la capital colombiana.

Londoño dijo que él y su colega nicaragüense serán citados por la CIJ para que se reúnan, previsiblemente, el próximo febrero, con la presidenta de este tribunal, Rosalyn Higgins, y definan en conjunto cuándo Colombia debe entregar sus alegatos a ese tribunal.

Mientras, "las partes siguen manteniendo la soberanía y la jurisdicción (...) hasta que la Corte señale un nuevo límite o las partes lo acuerden", añadió el diplomático.

El agente colombiano precisó que la CIJ "puede establecer la (nueva) línea limítrofe, o puede darles unas pautas a las dos partes para que ellas negocien la delimitación".

Londoño habló con la prensa luego de elaborar un comunicado en nombre del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia que fue divulgado tanto en La Haya como en Bogotá, donde fue leído por el canciller, Fernando Araújo.

En la nota, la Cancillería consideró que, con el fallo, "Nicaragua sufre un revés fundamental en su posición, ya que siempre pretendió que el Archipiélago de San Andrés le pertenecía y que el Tratado Esguerra-Bárcenas supuestamente era nulo e inválido".

"Nicaragua pretendía que se le reconocieran derechos sobre una parte del territorio colombiano en la que nunca ha ejercido soberanía ni jurisdicción, tal como se demostró en el proceso y las audiencias realizadas en junio de este año", enfatizó el comunicado.