•  |
  •  |
  • END

En el discurso de año nuevo del presidente Daniel Ortega en saludo al 50 aniversario de la Revolución Cubana hizo falta un llamado convincente a todos los sectores sociales y productivos del país a unirse frente a la crisis económica local que se augura para 2009, dijeron dos observadores sociales de la Sociedad Civil.

Según el sociólogo y economista Cirilo Otero, Director del Centro de Iniciativas de Políticas Ambientales (CIPA), el presidente Ortega siguió cometiendo el error de separar los distintos tipos de cooperación entre “buenas” y “malas”, desde una óptica ideológica “no acorde a las necesidades reales del país”.

“La diversificación de las fuentes de cooperación es la fortaleza que le puede dar a Nicaragua una oportunidad sobre esa necesidad real sobre la cooperación internacional; depender de un presidente, no de un país, sino de un presidente como Chávez, es depender de una situación política particular que no garantiza a largo plazo la seguridad sobre ese tipo de cooperación”, dijo Otero, en consideración al discurso de Ortega el pasado primero de enero.

No olvidar el origen…
Para Otero, el mandatario sigue obviando su responsabilidad en la crisis política y en los malos augurios sobre 2009, que se agravaron con el retiro de fondos de cooperación de Estados Unidos y la Unión Europea ante la falta de transparencia en el manejo de los resultados electorales de 2008.

“El Presidente debe buscar cómo armonizar distintos ejes de progresos, no solo a nivel internacional, sino, y principalmente, desde la realidad local, la unidad nacional”, dijo.

“El Presidente no debe olvidar que la crisis económica se agrava por una situación de inestabilidad política que él provocó con el fraude electoral, y que si se fue la cooperación fue por que él la atacaba constantemente, y eso generó esta ruptura entre el gobierno y el sector transporte, el sector productivo y empresarial que producen y generan los recursos, y el Presidente debió llamar, como en un gesto de buena voluntad en 2009, a todos los sectores políticos, sociales y productivos, a dialogar y buscarle una oportunidad a Nicaragua”, observó.

Tuvo la oportunidad
Por su parte, Mario Quintana, enlace nacional de la no gubernamental Coordinadora Civil, dijo que esperaba en el discurso presidencial un tono más conciliador y un llamado convincente del presidente Ortega a los sectores productivos, para sumar esfuerzos en pos de enfrentar la crisis económica que se viene encima al país en 2009, tanto por la crisis financiera internacional, como por el retiro de importantes fondos de cooperación internacional, debido a la crisis de gobernabilidad provocada por las acusaciones de fraude electoral.

“Personalmente creo que tuvo la oportunidad de convocar a un diálogo y tratar de solventar la crisis por la vía de la unidad de todos los sectores, aún está a tiempo de hacerlo, pero al menos en ese discurso no noté un cambio de actitud hacia una reconciliación real que se necesita para enfrentar los desafíos venideros”, dijo Quintana.

En su primer discurso del año, Ortega reconoció el recién iniciado 2009 como un año de grandes desafíos.

“Este año 2009 está lleno de grandes desafíos, mayores retos, mayores obstáculos”, expresó Daniel, quien atañó “la imposición” de esos “obstáculos” a la “política del capitalismo global”.

“No han sido nuestros pueblos. Nuestros pueblos son víctimas de una política impuesta por la hegemonía del capitalismo, la tiranía del capitalismo, afectando en nuestros países a los más pobres”, dijo.

El mensaje
Ortega auguró que este año Nicaragua se enfrentará a todos estos retos “con voluntad, conciencia y espíritu solidario y sobre todo con nuestras propias fuerzas, nuestros propios recursos, porque Nicaragua los tiene”.

“Aquí hay mucho capital humano y mucho de este capital humanos se formó en Cuba y en la Unión Soviética y países socialistas como la República Democrática Alemana, Hungría, Bulgaria, Checoslovaquia. Muchachos de extracción humilde que lograron estudiar gracias a la revolución”.

Señaló además que ahora las condiciones son más favorables, que en los años 80, porque hay pueblos más concientes, “pueblos que han alcanzado grandes victorias y a la cabeza el pueblo cubano, y pueblos valientes y luchadores como Venezuela, Bolivia, Paraguay, Ecuador”.

“Este año 2009, por lo tanto, vamos a multiplicar esos potenciales, ir rompiendo esa mentalidad de dependencia e ir buscando una mayor independencia en todos los campos”, dijo.