•  |
  •  |
  • END

La violencia de pandillas que dejó 3 muertos y 5 heridos, protagonizada por grupos delincuenciales en su mayoría conformados por jóvenes, refleja una escalada en este tipo de acciones, lo que es considerado en cierta medida como un reflejo de las agresiones callejeras masivas impulsadas para sofocar los graves cuestionamientos al proceso electoral que culminó el 9 de noviembre.

Javier Muñoz, coordinador de la Asociación de Hombres contra la Violencia, indicó que él habita en el Reparto Schick, donde pululan diversas pandillas, y ha notado que la situación política con sus pugnas se ha mostrado como un aliciente de la violencia en general, teniendo en cuenta que el papel de la Policía Nacional ha bajado de perfil.

Un reflejo de falta de valores
“Es una situación que se produce dados los índices de violencia en el país, esto refleja la condición humana y la falta de valores. Desgraciadamente los grupos más influidos son los jóvenes, que lastimosamente al final se convierten en protagonistas”, expresó Muñoz.

Políticos tienen grado de responsabilidad
Por su parte, Gonzalo Carrión, director del área jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, indicó que la tragedia en la inauguración de 2009 es una mala señal, siendo el hecho una acción de mucha trascendencia para la comunidad y toda la sociedad.

“Denota un gravísimo uso de la violencia extrema y con jóvenes dispuestos a todo, que no les importó disparar indiscriminadamente. Este derramamiento de sangre es mala señal para la seguridad ciudadana y muestra que la salud social no marcha bien”, dijo.

En su opinión como defensor de derechos humanos y por la experiencia adquirida, no se puede pensar en la violencia delictiva como reflejo inmediato de violencia política, vista en vivo y directo por todos los televidentes.

“Si bien el ejemplo de los líderes políticos no crea una acción inmediata, no podemos descartarlo como uno de los elementos que influyen en la escalada de violencia juvenil. Jóvenes que viven en lugares con menos oportunidades de empleo, en mayor pobreza, con más privaciones, que observaron todo un año de totalitarismo gubernamental, de intolerancia política, fraude electoral y de impunidad”, señaló.

Mencionó que ésta es una reflexión para la seguridad ciudadana que en 2008 se vio afectada por la violencia excesiva por parte de los bandos políticos en pugna, que apalearon personas y que utilizaron armas blancas y de fuego.

“La clase política tiene mucha responsabilidad para no sostener ese mal ejemplo. Por lo tanto, en este 2009 hago un llamado a la tolerancia y a que sostengamos un comportamiento pacífico durante la resolución de conflictos”, dijo.

Acciones de la Dirección de Asuntos Juveniles
Para la comisionada mayor Erlinda Castillo Chévez, jefa de la Dirección de Asuntos Juveniles de la Policía Nacional, éste es un hecho aislado y no planificado, en el cual actuaron personas inmersas en actividades delictivas.

“Desconozco la influencia que pudo tener de la violencia política observada en 2008, porque lo que estudiamos con los grupos juveniles es su entorno social y familiar que pueda estar afectándolos”, comentó.

Sea por lo que sea, señaló que la Policía Nacional está obligada a actuar y están elaborando todo un plan de intervención para evitar que la situación se agrave en el Distrito V. Este mismo plan incidirá en los distritos IV y III. También en la segunda quincena de enero realizarán un encuentro con líderes comunales para crear una red de prevención del delito y seguimiento a los jóvenes que se han comprometido a salir de la delincuencia.

La oficial comenta que ellos trabajan con jóvenes en riesgo y en conflicto con la ley, quienes son atendidos por psicólogos y que buscan una oportunidad de la sociedad. “En este caso, si bien son jóvenes pasaron a otro nivel y deben ser tratados según las leyes y asumir las responsabilidades que el caso amerite, luego de cumplir entonces podríamos intervenir para reinsertarlos en la sociedad”.