AFP
  •  |
  •  |

La Sala Civil I del Tribunal de Apelaciones de Managua, TAM, emitió este jueves un falló favorable al ex presidente Arnoldo Alemán, quien el miércoles presentó un amparo para evitar que la Sala Penal del mismo tribunal lo pudiera enviar a la cárcel a purgar una pena de 20 años.

"La Sala Civil I mandó a suspender cualquier modificación al régimen de convivencia familiar" que se le otorgó hace más de dos años al ex presidente, y que le permite andar libre por todo el país, debido a supuestos problemas de salud, confirmó su abogado, Mauricio Martínez.

La acción judicial pretende frenar la posibilidad de que los jueces de la Sala Penal I --influenciada por el gobierno de Daniel Ortega--, que estudian desde hace cinco años la apelación que Alemán presentó para revertir su condena, ratifiquen en las próximas horas la pena, desconozcan sus privilegios y lo envíen de nuevo a la cárcel.

Alemán se movilizó ante el sorpresivo anuncio hecho el miércoles por la Sala Penal de que estaba lista para resolver la apelación de Alemán, quien fue condenado en el 2003 a 20 años de prisión por lavado de dinero y cinco delitos de corrupción cometidos durante su mandato (1997-02), que ha cumplido la mayor parte en arresto domiciliario.

El presidente Daniel Ortega resolvió en marzo pasado -tres meses después de asumir el poder- ampliar los beneficios del ex mandatario concediéndole derechos de libre movilización por todo el país.

Los críticos atribuyeron los privilegios al pacto político que existe desde hace ocho años entre el Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha) que lidera Alemán y el gobernante Frente Sandinista (FSLN, izquierda) de Ortega.

El pacto habría entrado en crisis este mes de diciembre cuando los liberales decidieron formar parte del denominado "bloque contra la dictadura" de Ortega, que integran cuatro bancadas parlamentarias.

En medio de la crisis suscitada entre el gobierno y la oposición, salen a escena los jueces anunciando la posible solución de la apelación de Alemán, dos semanas después de que el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Manuel Martínez, acusara a los sandinistas de controlar la justicia a su antojo.