•  |
  •  |
  • END

“Perdone que la interrumpa”, me dice constantemente el ceremonioso Luis Benavides. Cinco minutos después continúa disculpándose: “… Y perdone mi modestia”. Yo le perdono todo y le pregunto si es capaz de renunciar al cargo para que el Consejo Supremo Electoral (CSE) recupere su credibilidad, pero él no responde. Parece que no se perdonaría mentir públicamente. Benavides es el único magistrado que denunció irregularidades en el proceso electoral pasado. Su partido, el Liberal Constitucionalista (PLC), casi lo ve como héroe, pero no ha amonestado a los otros dos magistrados liberales que aseguran que las elecciones fueron limpias.

Sobre las declaraciones de uno de esos magistrados habla en esta entrevista. “Miente miserablemente”, dice refiriéndose a René Herrera, quien aseguró que todos, incluido Benavides, “sabían lo que hacía” cuando se le cuestionó por el presunto fraude.

Benavides se refiere también al enorme poder de Roberto Rivas y Emmet Lang en el CSE y a la discriminación que sufre luego de las denuncias que hizo.

¿Qué se avecina en las elecciones de los siete municipios de la RAAN?
Por la víspera se saca el día. He oído al presidente Rivas que se van a aplicar las mismas reglas del juego. Y yo pienso que si no se va a acreditar la observación electoral nacional, al menos en esos siete municipios el panorama será igual: sombrío y desolador.

Ahí repetiría las mismas palabras que decía el juez de béisbol callejero a los jugadores que no le caían bien: “Ni corrás que sos out”.

Magistrado, hablemos un poco sobre el fraude que denunció, ¿por qué antes de las elecciones usted no identificó las irregularidades que se cometieron en el proceso y por qué no insistió, por ejemplo, en acreditar a observadores nacionales e internacionales?
Desde el primer momento que se convocó a elecciones municipales yo comencé a viajar en todo el territorio nacional y lo primero que observé fue la retardación en la entrega de cédulas. Estuve en Wiwilí, Jinotega, El Sauce (…).

Escondían las cédulas a propósito y estuve conversando con dirigentes que me decían que deliberadamente habían conformado mal las Juntas Receptoras de Votos, posteriormente las impugnaron y las anularon (…).

Esto en sesiones yo sí se lo dije a mis colegas. Como no, les dije, les reclamé, les dije que fuéramos a poner el orden y me dijeron que tenían cosas más importantes que hacer.

¿Por qué cree que desde un inicio no atendieron esa solicitud y por qué usted no se fue por otras vías a denunciar estas irregularidades?
Es que recuerde que los partidos políticos tienen sus representantes legales y son los encargados de hacerlo, no somos los magistrados; pero también debo decirle que no hubo voluntad de parte de los colegas magistrados y sobre todo del presidente y vicepresidente, que son los que toman las decisiones en el Consejo Supremo Electoral, ahí hay un anillo de hierro y las decisiones que valen son las del magistrado Rivas y las del magistrado Lang.


(…) Yo no voy a avalar estas elecciones (municipales), que dejaron mucho que desear y llevaron al CSE a los más bajos niveles de credibilidad.

¿Por qué usted no expresó públicamente estas inconformidades?
Como no, en entrevistas televisivas dije que había sido irregular la integración de los Consejos Electorales Municipales y Departamentales. En ese momento los partidos políticos tampoco apoyaron esa voz. En parte ha habido falta de beligerancia de parte de algunas fuerzas políticas.

Cuando se hizo el ‘Manual Paso a Paso’ yo dije que para qué iba a haber tres policías y me contestó el magistrado Lang que nosotros los magistrados no teníamos que firmar nada de eso, que eso le correspondía al licenciado Adonay Jiménez, (eso entre) otra serie de medidas que en el Consejo se toman de forma administrativa.

Y tanto recurren a eso que de pronto puedo creer que se van a dedicar a nombrar magistrados de forma administrativa.

¿Desde cuándo usted no tiene ni voz ni voto en el CSE?
Yo todo el tiempo he tenido voz, nadie me ha dicho que no hable. Pero ahí de pronto sale que administrativamente se hizo esto, que administrativamente se hizo aquello. Ese jueguito de lo administrativo a estas alturas debe desaparecer, no puede reemplazar la voluntad de los demás miembros del CSE.

A su juicio, ¿en el fraude que denunció están coludidos magistrados del CSE?
Indudablemente que los magistrados del CSE no tuvieron voluntad para resolver los recursos que el PLC presentó. Cuando no hay voluntad las cosas no salen bien. Déjeme decirle que estas elecciones fueron las más cuestionadas, oscuras y tortuosas que he visto en mi vida (…).

Aquí por todos lados todo el mundo ha cuestionado estas elecciones.

Explíqueme paso a paso el fraude que denunció
Empieza desde que despiden a los presidentes de los Consejos Electorales Departamentales sin haberse reunido los cinco votos que dice la ley. Nosotros (los magistrados) preparamos un manual de observación electoral en tiempo y forma y de pronto aparece el presidente del CSE diciendo que no puede haber observación porque Ética y Transparencia marchaba con la sociedad civil y otros partidos políticos, igual que Ipade (…).

¿Usted estaba de acuerdo con eso?
Claro que no. Yo lo dije, y el presidente Rivas dijo que sí iba a acreditar a Ipade, pero posteriormente ni a Ipade ni a nadie. Fuimos llevados al último día con la esperanza de eso y nada.

¿Por qué los demás magistrados liberales no se pusieron a tono con usted?
Yo no puedo responder por las acciones de otras personas. Yo respondo por mí, mi responsabilidad es ante el pueblo de Nicaragua.

Le pregunto esto porque muchas personas…
Perdone que la interrumpa, yo mismo lo haría, pero ¿qué puedo hacer yo si otros magistrados electos igual que yo, con los votos del PLC, no lo hicieron?.

Le pregunto esto porque el magistrado René Herrera en declaraciones a EL NUEVO DIARIO decía: “Ellos saben lo que hice y por qué lo hice” y a raíz de esto muchas personas aseguran que el PLC tuvo que colaborar con este fraude que usted denuncia y que, incluso, usted forma parte de todo un show del PLC para quedar limpio de pecado.

Yo he escuchado esas palabras del magistrado y déjeme decirle que miente miserablemente. No ha habido de parte de nadie ninguna orden de apoyar estas irregularidades. Siempre se nos dijo que debíamos actuar conforme a derecho.

Eso es completamente falso y absurdo. Mi posición la he venido manteniendo desde la madrugada del diez de noviembre por unos resultados fantasiosos.

¿Hay posibilidades de revertir esos resultados?
En este mundo todo tiene solución, menos la muerte (…)
¿Cómo cree usted que el CSE puede recuperar su credibilidad?
No debe cerrarse a pensar que el CSE tiene la verdad absoluta cuando los argumentos que se tienen son muy débiles. La realidad es que todo el proceso se llevó de forma irregular, inclusive, la noche de los resultados no se les dio a conocer a los fiscales (los resultados), como lo contempla la ley, y tampoco a los magistrados, por eso es que subimos (al estrado).

¿La recuperación de la credibilidad del Consejo pasa por la destitución de todos los magistrados?
No, creo que esa decisión estaría en manos del presidente Rivas, el vicepresidente Lang y otra autoridad poderosa.

¿Usted qué cree? ¿Será que deben irse estos magistrados para que la gente confíe en el CSE?
La realidad es que tienen que ser los mismos, a menos que hubiera un cambio a lo inmediato, de lo contrario serían los mismos árbitros.

¿Y con los mismos árbitros se puede recuperar la credibilidad?
Siempre y cuando no haya malicia y sí buena voluntad.

¿Y confía en que pueda haber buena voluntad?
Nooo. Yo no confío en nadie, pero confío en que con la presión del pueblo puede haber una revisión transparente con observadores y representantes de las organizaciones políticas.

A estas alturas del partido se corre el riesgo de que cada quien salga con boletas falsas…
Sí, pero yo he escuchado a gente de la oposición que tienen en discos el 90 y tanto por ciento de actas, se puede comparar. Se puede ver el consolidado de actas. Aunque la realidad es que yo tampoco le tendría fe a esos consolidados porque recuerde que expulsaron a los fiscales, tanto de las JRV como de los Centros de Cómputos Departamentales (…).

Magistrado, pero en el Consejo Supremo Electoral hay gente de tendencia liberal, esa gente qué hizo para evitar las expulsiones
No. Perdone que la interrumpa. Toditos los técnicos son de tendencia sandinista, ahí no quedaron cabezas liberales. Hubo una barrida ordenada por el vicepresidente Lang.

No descarta otro tipo de presión
Al magistrado Benavides le despidieron a su personal. Molesto salió una vez más a denunciarlo a los medios de comunicación ante la mirada impasible de Roberto Rivas.

Benavides evita asegurar si hay despilfarro en el CSE. “Podría ser”, dice, y es que este Poder del Estado se ha declarado en quiebra más de una vez, llegando incluso a chantajear a los diputados en el Parlamento, diciéndoles que no habría elecciones municipales si no les aprobaban una partida extra.

¿Cuál es la situación en el Consejo?
Yo estoy sopesando las acciones que voy a tomar y no descarto acudir a los organismos de derechos humanos nacionales o internacionales. Pienso que están violentando mis derechos como funcionario público.

Todos los despachos de los magistrados están completos. Al final de las elecciones todavía estaban contratando gente. A ellos no los detiene la falta de fondo.

¿Hay despilfarro?
Podría ser. Pero si a mí me retiraron seis empleados, igual deberían hacer con los otros nueve magistrados. Que se aplique la ley por parejo, pero sólo a mí me aplicaron eso para tratar de obligarme a avalar lo que no es correcto. Es una presión absurda.

¿Qué otro tipo de presión han utilizado?
Hasta este instante sólo eso, pero no descarto que puedan pensar otra cosa.

¿Qué es lo que no descarta?
Después de correrme a seis personas yo puedo esperar cualquier cosa de ellos, y cuando digo ellos me refiero al vicepresidente y al presidente (del CSE).

¿Y los demás magistrados?
Nooo, los demás prácticamente no. Uno de ellos se encarga de la comisión de discapacitados, los otros de las transmisiones de datos, que es sólo el día de las elecciones, y los que deciden administrativamente son el presidente y vicepresidente.

¿Sólo dos magistrados trabajan?
No, deciden. Y deciden hasta fuera del país.

Pero me dice que dos de ellos trabajan sólo en las elecciones…
(…) No, en general todos trabajamos y damos nuestras opiniones, etc. Pero en mi caso aprovecho para decirle que hacen reuniones y no me citan. Para estas elecciones de la RAAN no me han citado ni una sola vez. Ahí los que mandan, además de los que le mencioné, son los directores de cada área.