•  |
  •  |
  • END

El clamor de justicia de los familiares de las mujeres asesinadas la madrugada del primero de enero en Las Américas Dos fue escuchado por el juez Séptimo Penal de Audiencia, Marcos Suárez, quien impuso la prisión preventiva para tres de los cuatro acusados de participar en la masacre.

Los tres reos fulminados con la prisión preventiva son: Norman Enrique Obando Meza, de 27 años; alias “El Chele Panique”, José Daniel Cuadra Somarriba, de 23; apodado “Pachanga”, y Pablo Antonio Mora Romero, de 22 años, quien carga con los motes de “El Discípulo” y “Pelusa”.

Las tres mujeres asesinadas eran Rebeca Donaire, Norma Patricia Arróliga Jirón y Marisol Romero Ugarte. En los mismos hechos sangrientos salieron lesionadas cinco personas más, entre ellas Larry Quintero Castañeda, acusado de haber iniciado el baño de sangre.

Víctima y coautor
El juez Marcos Suárez también ordenó la captura de Larry Quintero Castañeda, quien permanece internado en el Hospital Alemán Nicaragüense, con un impacto de bala en el cuello.

Quintero aparece como víctima y como coautor del triple homicidio, en la acusación presentada por el fiscal auxiliar, Víctor Zambrana.

Paradójicamente Quintero, quien según la Policía fue quien provocó a sus enemigos de la pandilla de “El Ceibo”, de Las Américas Dos, era considerado como un hijo por Marisol Romero, una de las víctimas fatales.

“Cómo es la vida, Larry (Quintero) a Marisol le decía mamá y cuando la matan a ella es porque le dijeron que él estaba herido en el suelo”, comentó José Hernán Hurtado, hermano de Marisol Romero.

En la acusación presentada en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencia, la Fiscalía le imputa a los cuatro acusados la presunta autoría de los delitos de homicidio y lesiones.

Al dictar la resolución al término de la audiencia preliminar donde los tres acusados se declararon inocentes de los cargos imputados en su contra, el judicial dijo que el triple crimen ha conmovido a la sociedad nicaragüense.

“Por ser un hecho que ha estremecido a la sociedad y por ser obvia y notoria su gravedad, se imponen la prisión preventiva a los acusados”, dice en su parte medular la resolución judicial.

Acto seguido el juez explicó que impuso la prisión preventiva a los tres acusados para evitar que hechos similares o más graves se vuelvan a repetir.

El encargado de impartir justicia señaló que sólo dejando en prisión a los tres acusados se garantiza que no obstruyan las investigaciones intimidando a los testigos o bien pretendiendo huir.

Abundantes pruebas
En la acusación presentada por el fiscal auxiliar Víctor Zambrana, el Ministerio Público propone el testimonio de 12 testigos que señalan a Enrique Obando Meza, alias “El Chele Panique”, como el sujeto que disparó contra Marisol Romero Ugarte, una de las víctimas.

Mientras tanto, otros testigos propuestos por la Fiscalía señalan a Pablo Antonio Mora Romero como el individuo que accionó su escopeta hechiza contra Rebeca Donaire y Norma Patricia Arróliga Jirón.

Además de las pruebas testifícales la Fiscalía cuenta con otras documentales, como los resultados de prueba de productos nitrados que dieron positivo a los acusados al encontrárseles residuos de pólvora en las manos.

El fiscal Zambrana dijo a los periodistas que la investigación sigue abierta y que podría ampliarse contra los fulminados con prisión preventiva y contra los que están pendientes de ser capturados.

Muertes instantáneas
De acuerdo con los dictámenes forenses que también han sido propuestos como pruebas de cargo por la Fiscalía, las tres mujeres murieron de forma instantánea.

Marisol Romero, la primera en ser ultimada, recibió un impacto de bala en el tórax, que le laceró los pulmones, señala el dictamen forense.

A Norma Patricia Arróliga el impacto de bala que tenía orificio de entrada por la espalda le provocó hemorragia masiva que también le quitó la vida de forma inmediata. Esta joven de 19 años en ese momento amantaba a su hijo de 20 días de nacido.

Mientras tanto, Rebeca Donaire murió con la masa encefálica expuesta al recibir el impacto de arma artesanal en la frente, según el informe médico legal.

Se declaran inocentes
Los tres acusados que deberán acudir a audiencia inicial el próximo 13 de enero, a las diez de la mañana, negaron los cargos imputados en su contra y aseguraron que en la madrugada de los trágicos sucesos estaban en sus respectivas casas.

“Si yo hubiera hecho eso (el triple crimen) no hubiera estado en mi casa”, aseguró Enrique Obando Meza, quien reconoció que en el pasado ha estado preso por otros delitos.

En términos similares se expresó José Daniel Cuadra Somarriba, quien dijo que si los testigos los señalan de la masacres “es porque la gente nos tiene envidia”.