•  |
  •  |
  • END

Al menos 24 palestinos, la mayor parte civiles, murieron mientras soldados y tanques israelíes recorrieron la Franja de Gaza el domingo, dividiendo el territorio costero y rodeando en su mayor la ciudad, en la nueva fase de una devastadora ofensiva contra el grupo Hamas.

Miles de soldados en tres brigadas avanzaron hacia Gaza tras el anochecer del sábado, iniciando una esperada ofensiva terrestre, luego de una semana de intensos bombardeos. Humo negro se alzó sobre ciudad de Gaza al amanecer y se escucharon disparos de ametralladora.

Imágenes de televisión mostraron a tropas israelíes con aparatos de visión nocturna y camuflaje, marchando en una sola fila. Bombardeos de artillería precedieron su paso y avanzaron por campos y cultivos, siguiendo a perros detectores de bombas que se aseguraban de sus rutas no estuvieran llenas de trampas explosivas.

El ejército dijo que sus soldados mataron o hirieron a docenas de milicianos, pero equipos médicos palestinos en Gaza, incapaces de trasladarse ante la intensidad de los combates, no pudieron dar cifras.

Hamas afirma que solamente han muerto cuatro de sus combatientes. Fuentes de salubridad de Gaza dijeron que alrededor de 20 civiles han muerto en ataques aéreos y bombardeos de artillería, entre ellos una niña de 12 años, cinco miembros de una familia y otros ocho civiles muertos por un proyectil de artillería en el poblado norteño de Beit Lahiya.

Las nuevas muertes en la Franja de Gaza desde el sábado elevan el total de víctimas del conflicto a más de 500. Funcionarios palestinos y de las Naciones Unidas señalan que al menos 100 civiles se cuentan entre los muertos. El diario israelí Yediot Ahronot indicó que el ejército basa su proceder en usar la fuerza al máximo y proteger a sus soldados, incluso si ello resulta en víctimas civiles.

Larga y complicada campaña militar
Ambulancias militares fueron vistas trayendo a soldados israelíes heridos a un hospital en la ciudad sureña de Beersheba, en Israel. El ejército dijo que 30 soldados resultaron heridos, dos de ellos de gravedad, durante las primeras horas de la ofensiva.

El ministro de la Defensa israelí, Ehud Barak, dijo esperar una larga y complicada campaña en Gaza, territorio densamente poblado con 1.4 millones de habitantes, donde los milicianos operan y se ocultan fácilmente en medio de un atiborrado panorama urbano.

La guerra “no será corta y no será fácil”, dijo Barak en un discurso por televisión la noche del sábado. “No buscamos la guerra, pero no abandonamos a nuestros ciudadanos ante los continuos ataques de Hamas”.

La ofensiva terrestre de Israel en la Franja de Gaza ha puesto a los soldados israelíes, a los milicianos de Gaza y a los civiles mucho más cerca uno de otros, lo que hace presumir una brusca escalada de las muertes en la zona.

Civiles los más expuestos
Los 10 miembros de la familia de Lubna Karam, sin poder dormir debido a las explosiones causadas por los bombardeos aéreos y por el fuego de la artillería pesada israelí, pasaron la noche apiñados en el corredor de su hogar de Ciudad Gaza.

Ataques previos han destruido las ventanas de su sala, dejando que el aire helado del invierno se cuele adentro. La familia Karam no tiene electricidad desde hace alguna semana y se ha terminado el gas en sus bombonas. La familia, que incluye tres niños pequeños menores de cuatro años, han estado comiendo habichuelas frías, sacadas directamente de las latas. “Es comida de guerra”, dijo Karam, de 28 años. “¿Qué más podemos hacer?”.

Karam dijo que ella se ha sentido amenazada en todo momento y que su familia no logra dormir. “Continuamos escuchando los sonidos de los aviones y no sabemos si podremos vivir hasta mañana”, dijo la mujer. A medida que avanza la ofensiva terrestre de Israel contra Hamas, los civiles de Gaza son los más expuestos.

Alex Fishman, corresponsal del periódico israelí Yediot Ahronot señaló que “el principio rector del ejército es usar una fuerza abrumadora y hacer todo lo posible para proteger a sus soldados, inclusive si eso deriva en bajas de civiles”. Se estima que dos decenas de civiles murieron horas después que Israel inició su invasión a Gaza el sábado por la noche.

Buscan evitar que Hamas lance cohetes contra poblaciones israelíes
Israel dijo que su acción intenta socavar la capacidad de Hamas para lanzar cohetes contra sus poblaciones fronterizas. Hasta ahora, han muerto más de 500 palestinos y cuatro israelíes. Funcionarios de las Naciones Unidas y palestinos dijeron que al menos 100 de los muertos son civiles.

“Pagaremos más tarde el precio internacional por el daño colateral y por las anticipadas bajas de civiles”, agregó el periodista Fishman.

Anas Mansour, de 21 años, residente del campo de refugiados de Rafa, en la frontera entre Gaza y Egipto, dijo que él y su familia intentarían abandonar el área durante el domingo. Mansour dijo que dormía con la ropa puesta y con sus tarjetas de identificación en uno de los bolsillos, en caso de que deba huir a toda velocidad.

Mansour dijo que había visto a un vecino poner en un carro arrastrado por una mula varios colchones y mantas, aprestándose a abandonar el campo de refugiados, pero él no ha decidido si hará lo mismo. “¿Dónde puedo ir?”, preguntó. “Todo es lo mismo”.

Sufrir penurias no es nada nuevo en Gaza, pero el bloqueo impuesto por Israel al territorio ha agravado la situación en los dos últimos meses y hay una gran escasez de suministros esenciales y de gas para cocinar.

Para añadir nuevas penurias, el bombardeo israelí iniciado la semana anterior ha dañado la infraestructura sanitaria y eléctrica. La mayoría de los residentes carecen ahora de electricidad y de agua potable. Muchos negocios han cerrado sus puertas.

Casi 90 niños muertos
De los 500 muertos contabilizados hasta ahora, unos 87 son niños, y hay más de 2.450 heridos, declaró a la AFP el doctor Muawiya Hasenein. “El balance de muertos y heridos podría ser mayor, porque hay un cierto número en las calles que no hemos podido evacuar”, agregó.

Entre tanto, desde Jerusalén, el ejército israelí confirmó la muerte de uno de sus soldados el domingo durante la ofensiva terrestre lanzada contra el movimiento islamista Hamas en la franja de Gaza.

“Puedo confirmar que un soldado de Tsahal (ejército israelí) murió esta mañana al recibir un disparo de mortero en el sector de Beit Lahya”, indicó un portavoz militar a la AFP.

Entre tanto cinco palestinos de una misma familia murieron el domingo cuando el automóvil en que viajaban cerca de la ciudad de Gaza fue impactado por un obús disparado por un tanque israelí, indicaron fuentes médicas palestinas.

Las cinco personas, entre las que hay una niña de 14 años, murieron cuando su vehículo fue alcanzado por el obús de uno de los tanques israelíes, que se han posicionado en el lugar en que se encontraba la antigua colonia judía de Netzarim, 3 kilómetros al sur de la ciudad de Gaza, según las mismas fuentes.