Mauricio Miranda
  • |
  • |
  • END

Nicaragua se adjudicó ayer un trascendental punto a su favor en el conflicto con Colombia por la definición de sus límites en el Mar Caribe, ya que la Corte Internacional de Justicia (CIJ), la más alta instancia para dirimir controversias en Derecho Internacional, concluyó que no existe una frontera definida entre ambos países, y que tiene la jurisdicción para resolver este tema.

Esta decisión del tribunal internacional termina la tesis de Colombia, de que los límites marítimos en esa zona ya estaban fijados en el meridiano 82, con lo cual pretendía cercenarle a Nicaragua más de 100 mil kilómetros de su extensión territorial, incluyendo su zona económica exclusiva y su plataforma continental.

Tratado no traza frontera marítima

A pesar de que la CIJ no pretendía con su sentencia abordar aspectos de fondo sobre el conflicto, el fallo establece literalmente que “en relación al tema de la delimitación marítima, la Corte concluye que el Tratado de 1928 y el Protocolo de 1930 (el Esguerra-Bárcenas), no afectan una delimitación general de la frontera marítima entre Colombia y Nicaragua”.

Para Colombia, con el Tratado Esguerra-Bárcenas se habían fijado las fronteras marítimas, por lo que no existía controversia alguna.

Ante una demanda que Nicaragua interpuso en diciembre de 2001 ante la CIJ, el país sudamericano respondió interponiendo objeciones preliminares para que ésta no resolviera el caso. Y sobre dichas objeciones fue que ayer la CIJ emitió su sentencia.

La CIJ estableció que no existía ningún litigio entre Nicaragua y Colombia por la soberanía sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, e implícitamente reconoció que éstas pertenecen al país sudamericano.

Reafirma su jurisdicción

Sin embargo, la Corte señala inmediatamente en su sentencia: “El tribunal encuentra que tiene la jurisdicción para juzgar sobre la discusión relativa a la soberanía sobre los otros aspectos marítimos reclamados por las partes, y sobre la discusión concerniente a la delimitación marítima entre las partes”.

Horas después de emitido el veredicto, Carlos Argüello, el agente de Nicaragua en La Haya, Holanda --donde tiene su sede del tribunal--, explicó a EL NUEVO DIARIO que en ese último punto se concentra el golpe contra Colombia, porque no reconoce límite alguno entre los dos países en el meridiano 82, y en cambio deja la puerta abierta para definir la frontera en el juicio que ahora inicia.

Desbaratando complot

“Lo importante para nosotros es que estábamos en una especie de complot preparado por Honduras y Colombia. En octubre con Honduras se rompió el cerco del paralelo 15, y hoy (ayer) se rompió el cerco del meridiano 82, porque la Corte desde ahora dijo que el meridiano 82 no es límite en el mar”, enfatizó Argüello, vía telefónica.

“Eso ya no es discutible ante la Corte. El meridiano 82 dejó de existir. Colombia no puede en ningún momento decir que existe un límite en el meridiano 82”, reiteró.

“En ese sentido, es un triunfo absoluto de Nicaragua. Imagínese lo que significa para Colombia después de habernos puesto buques de guerra para impedirnos que llegáramos allí, que la Corte les diga que el meridiano 82 no es límite. Eso tiene que ser un golpe enorme para Colombia”, añadió el diplomático nicaragüense, quien señaló que este es el mejor resultado que pudo obtener Nicaragua.

Reacción en Cancillería

En Managua, la Cancillería también celebraba el fallo y sus consecuencias.

“Esta resolución reviste especial importancia para la soberanía nacional, debido a que junto con la sentencia de ese mismo Tribunal del día 8 de octubre del año curso, se ha puesto fin a las pretensiones de Honduras y Colombia de encerrar a Nicaragua en el Mar Caribe. La pretensión colombiana de que el meridiano 82 era la frontera marítima, ha sido desechada por la Corte”, se lee en un comunicado emitido por la Cancillería ayer.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores se encuentra ya realizando los estudios y análisis necesarios para la defensa de la soberanía territorial en las siguientes etapas del proceso judicial internacional”, concluye el comunicado.

Las 200 millas

Mauricio Herdocia, especialista en Derecho Internacional, destacó que a partir de ahora Nicaragua podrá ejercer su soberanía hasta unas 200 millas mar adentro a partir de sus costas en el Mar Caribe, que es la distancia mínima reconocida por las leyes internacionales.

“Una consecuencia de esto es que Colombia debe retirarse del meridiano 82, porque no hay una frontera establecida en ese meridiano. Por lo tanto, nada que esté dentro de las 200 millas de la zona económica exclusiva dentro del territorio nicaragüense, puede ser intervenido. Es un fallo histórico, y esto significa que Nicaragua rompe el encerramiento y sale al mar”, afirmó.

El agente de Nicaragua en La Haya coincidió en ese mismo planteamiento. “El encierro en que nos tenían en algunas partes, era como a 65 millas del meridiano 82. Esto significa que esa línea (meridiano 82) se tiene que tirar 150 millas más hacia el Este”, indicó.

“Entonces, en vez del meridiano 82, que queda como a 60 millas de las costas de Nicaragua en algunos espacios, y a 70 y 80 en otros, va a ser a 200 millas de distancia de la costa de Nicaragua”, dijo.

Según Argüello, la decisión de la CIJ sobre el dominio de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y sobre la delimitación en el Mar Caribe --que ahora está pendiente--, se basó en el llamado Pacto de Bogotá.

“En el tema de las tres islas había un tratado firmado en 1928. Y en 1948, cuando se firmó el Pacto de Bogotá, el gobierno de Nicaragua no había impugnado la validez de ese tratado. Entonces, al momento de firmar el Pacto de Bogotá, ese aspecto estaba completamente excluido”, afirmó.

“Todo lo demás que reclamaba Nicaragua, que incluye la soberanía sobre los cayos Roncador, Serranía y Quitasueño, y todo lo que puede abarcar el llamado Archipiélago de San Andrés, por ejemplo, los cayos de Albuquerque, todo eso quedó excluido, y entonces la Corte continuará conociendo de ese tema”, explicó.

El diplomático señaló, sin embargo, que territorialmente tienen mayor valor los miles de kilómetros cuadrados que se garantizó Nicaragua con el fallo de ayer, que los apenas 40 kilómetros cuadrados de extensión que representan las islas adjudicadas a Colombia.

El caso ahora entra en una nueva etapa. Colombia tendrá que presentar su contramemoria en respuesta a las que Nicaragua ya llevó a la Corte. Y luego Nicaragua tendrá que presentar su réplica y su dúplica, para posteriormente entrar a la etapa de los alegatos orales. Según Mauricio Herdocia, la delimitación se resolverá definitivamente en 2010.

Canciller Santos: Plan de Honduras y Colombia “superados”

Tras conocerse el fallo de la Corte Internacional de Justicia, el canciller de Nicaragua, Samuel Santos, dijo que los planes entre Colombia y Honduras para definir sus fronteras en el Mar Caribe respecto a Nicaragua, han quedado “superados”.

“Creo que es un paso más de la justicia aplicada por la Corte Internacional de La Haya, y de manera madura logramos los pueblos --en este caso Colombia y Nicaragua--, resolver las diferencias que tenemos para avanzar siempre en los procesos de amistad como pueblos latinoamericanos que somos”, expresó Santos ayer desde Holanda.

Santos tampoco descartó una posible negociación con el gobierno de Colombia sobre la definición de las fronteras marítimas, cuando periodistas le hicieron esa pregunta.

“Nicaragua siempre ha estado anuente antes, durante y después de esta sentencia. Lógicamente, queda abierta la situación para continuar con el diálogo entre Nicaragua y Colombia. Tenemos la mejor intención, y creemos que la justicia es lo que debe regir en las relaciones entre nuestros pueblos, y la Corte Internacional de La Haya acaba de dar la razón en este sentido”, concluyó el canciller.